domingo, 28 de enero de 2007

La Verdad, su verdad

En esta bitácora he estado intentado ofrecer una visión general de todos los datos que obran en el Sumario del 11-M, no con la intención de demostrar la perfección de las investigaciones llevadas a cabo por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ni de la instrucción del juez Juan del Olmo, sino con la simple intención de demostrar la irracionalidad argumental de quienes han insistido, insisten e insistirán en que detrás de esas investigaciones y de esa instrucción hay fuerzas ocultas y manos negras que nos han estado ocultando una terrible verdad que nada tiene que ver con lo que nos han contado.

He intentado (y creo haberlo conseguido) no entrar en palabras sentimentales, ni en la dignidad o la memoria de las víctimas del 11-M, con las que tener un escudo para poder justificar salidas de tono, acusaciones, mentiras o errores que sólo me corresponden asumir a mí: los únicos responsables de sus actos y de sus palabras son sus propios autores, y las actitudes sectarias, los llamamientos a la violencia o el ultraje a inocentes no quedan justificados por ninguna causa, por muy digna que sea.

Tras más de 7 meses de consultas a los Autos del juez instructor y casi 6 meses de publicar mis opiniones al respecto en esta bitácora contraponiéndolas con las opiniones de los conspiracionistas, y ya en vísperas del inminente juicio, ha llegado la hora de dejar constancia de la huida hacia adelante que ya se detecta en esos teóricos de la conspiración y, sobre todo, en los Peones Negros.

Antecedentes: el 11-S

Lo nombro como antecedente porque los atentados del 11-S ocurrieron antes que los del 11-M, no porque no sea un tema de actualidad; y es que hoy y mañana hay una presentación de una serie de pruebas, en vídeo, de 911 Truth Madrid, que es un grupo «dedicado a investigar y difundir la verdad sobre los hechos» del 11-S.

Las pruebas, adivinen, se presentan para responder a esto: «¿Pero sabemos realmente quién estuvo detrás de los atentados?»; y para abrir boca, se responden a sí mismos: «La historia oficial no resiste el más leve análisis».

En este caso, como ocurrió con Leganés según los Peones Negros, las Torres Gemelas se derrumbaron por una explosión controlada (obra, por supuesto, de algún servicio secreto con oscuras intenciones), como puede comprobarse con total claridad en esta fotografía.

Libros (uno de ellos titulado «11-S: Historia de una Infamia, las Mentiras de la Version Oficial»), 50 científicos que confirmarían las tesis de la demolición controlada (el cabecilla, de la Universidad Birgham Young) y pruebas irrefutables de sus tesis (en este caso, demostradas en vídeos que pueden verse en su propia Web).

No voy a entrar en más comparaciones; con echarle un vistazo a su pequeña Web y a los vídeos es suficiente. Recordemos, como dato adicional, que el 11-S va camino de su 6º aniversario.

La evolución que no llega

Recordemos cómo se inició la teoría de la conspiración en el 11-M. Fernando Múgica presenta su primer Agujero Negro el 18 de Abril de 2004, partiendo de la base de una actuación sospechosa de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en los atentados del 11-M.

Han pasado casi tres años y esas teorías de la conspiración siguen dando vueltas a la misma actuación sospechosa de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, aunque poco a poco se ha tenido que ir ampliando la lista de sospechosos para poder cuadrar una autoría distinta a la que mantiene la Versión Oficial (ya están dentro de la conspiración, por acción o por omisión, jueces, fiscales, policías, guardias civiles, servicios secretos españoles, servicios secretos europeos, servicios secretos árabes, la monarquía, ETA, operarios de gruas...).

Con los nuevos análisis que han de realizarse a los focos de las explosiones, con la custodia de los restos de los trenes en sede judicial desde hace casi un año, con la presencia de 10 peritos en los análisis y con la grabación en vídeo y audio de esos análisis, todo parecía indicar que la verdad, esa verdad tan ansiada por los Peones Negros, estaba cada vez más cerca.

Pero no. Vuelven una vez más a sus principios: los restos de los trenes han sido falsificados, antes de enviarlos al juez, por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por lo que los análisis también serán falsos.

Todo es mentira... o no

Sólo hay una posible opción para que los Peones Negros puedan darse por satisfechos: que la verdad sea su verdad; toda prueba en contrario será minimizada, plantada o manipulada.

El caso de los análisis de los focos de las explosiones de los trenes es ejemplar: sólo si aparece un explosivo incompatible con la Goma-2 ECO podrá asegurarse que los restos de los trenes no han sido manipulados o falsificados. Es decir: si fue Goma-2 ECO han falsificado los restos de los trenes, y si fue otro explosivo han falsificado todo el Sumario.

¿Cómo han llegado a este punto? Es el mismo camino seguido por todas las teorías de la conspiración basadas en falsedades, como el ejemplo mencionado del 11-S; como no es mi intención estudiar sus razones, sino refutar sus argumentos, remito a una ampliación de conocimientos sobre lo que hemos visto hasta ahora y sobre lo que nos espera mediante la lectura de este artículo de Luís F. Areán, muy clarificador.

Conclusión

Se acerca el momento de conocer realmente si la instrucción y las investigaciones han servido para esclarecer las responsabilidades de los actuales imputados o no; unos aceptaremos las decisiones razonadas de un tribunal con muchos años de experiencia en juicios a terroristas.

Otros, por desgracia, serán incapaces de asumir nada que no esté completamente adaptado a su propia verdad.

Miles de gruistas

Ellos no lo saben, sus amigos no lo saben, sus parejas no lo saben, sus hijos no lo saben... pero su nombre ha aparecido en Internet como sospechoso de haber participado en el asesinato de 192 personas el 11 de Marzo de 2004.

Ha llegado hasta tal punto el desvarío conspiranoico que hemos tenido que asistir a un espectáculo tan patético como lamentable; la entrevista que Luís del Pino les hizo a los operarios de la grua que trasladó la Renault Kangoo desde la Estación de Alcalá hasta el complejo policial de Canillas ha acabado por mostrarles a los propios conspiranoicos hasta qué punto han tenido que llegar para poder cuadrar a martillazos todos los flecos sueltos que una teoría distinta a la Versión Oficial necesita para ser coherente.

Uno de los Peones Negros fue quien puso en contacto a los operarios de la grua (al menos uno de ellos es amigo suyo) con Luís del Pino para que éste les hiciera una entrevista para continuar sus investigaciones y publicar un nuevo Enigma; pues bien, otros Peones han considerado que las declaraciones y las actitudes de esos operarios de grua son muy sospechosas, así que se han lanzado a meterles también dentro de la conspiración:

«¿Ven ustedes algun agujerito en la puerta lateral de la Kangoo?
LA FURGO NO TENÍA BATERÏA
El principal motivo por el que voy al concesionario es para obtener los datos de consumo del alumbrado de emergencia que, me consta, gasta muchísimo.

Esa gilipollez del gruista sobre “el palo” quitamarchas me tiene muy moscatel... todo lo relaccionado con él.

Tengo la sensación de que escarbando en esta ciénaga encontraremos petroleo.

Amigo Atchiss, le echo de menos.»

El Peón Negro amigo de los operarios ha defendido su inocencia:

«Lupa #161

De verdad que ya no sé en qué idioma decirlo, por favor, creeros que no hay nada anormal en el cambio de grúa. La policía no intentó hacer tiempo, fue el gruero (que no está implicado en esto para nada) el que dijo que él sin la iluminación reglamentaria no iba. Y no fueron acompañados a Canillas por un coche patrulla, fueron acompañados por un coche camuflado sin ningún tipo de identificación policial. La policía quería llegar cuanto antes a Canillas no le deis más vueltas a eso, de verdad.

Aprensiv #200

Dices:"Esa gilipollez del gruista sobre “el palo” quitamarchas me tiene muy moscatel... todo lo relaccionado con él."

Olvídate del gruista que y concentra tus esfuerzos en otra cosa porque ahí no vas a encontrar nada de nada.»

Pero las actitudes son demasiado sospechosas:

«Tuc (#203)

Pues yo digo que su comportamiento, en todo momento, ha sido de lo más sospechoso. Y ahora que hemos descubierto que la Kangoo estaba sin batería mucho más.

Argumentas, mejor dicho defiendes que es una persona normal. Yo te digo que una persona normal que ve que puede escaquearse porque a su grúa se le ha fundido una bombilla,¡Llama para que manden otra! y no regresa él a por otro vehículo. El argumento de que había prisas por moverla,, no sé.
¿El ayuntamiento de Alcalá tiene dos grúas pero un solo gruista?.. (dato a investigar)

Saludos»

E insiste:

«Tuc

Ahora que sabemos que la furgoneta no tenía batería, el papel de protagonismo del gruista municipal alcanza el nivel de estelar.

La grúa que la transportó hasta allí dejó marcas, y tenía la misma altura.

Saludos»

Defiende otra vez a su amigo operario de la grua:

«Aprensiv

Primero, no sabemos si la grúa estaba sin batería. Tú estás convencido de ello, yo no lo sé. Puedo contemplarlo como una posibilidad pero no tengo ni un sólo dato que me lo asegure como 100 % cierto.

Y cuando digo que el gruista es una persona normal lo digo porque lo sé, estoy 100 % segura, no tengo ni la más mínima duda sobre eso. Y me parece fatal que estés poniendo en duda la honorabilidad de una persona sin tener un sólo dato en que basarte. Y no me vale el dato de que se fue a cambiar la grúa porque eso no quiere decir absolutamente nada. Explícame tú qué beneficio se obtenía volviendo a la base a cambiar de grúa.

Yo no sé si la kangoo fue llevada allí por una grúa o no. Como alguien te ha dicho antes me parecería una estupidez porque son ganas de llamar la atención sin necesidad, pero bueno, suponiendo que fuera llevada a Alcalá en grúa te aseguro que no fue en ninguna grúa municipal del Ayuntamiento de Alcalá de Henares.»

Pero los operarios de la grua han tenido una actitud demasiado sospechosa y evidente:

«Tienes razón Tuc, me he pasado al comentar mi mosqueo.
Volviendo a por otra grúa qué ganaría? tiempo.

El dato del nº de gruistas es importante.

[...]

El motivo de llevarla en grúa sería el no tener que limpiarla escrupulosamente (adn etc) allí mismo. Si esa furgo era un envase aséptico, claro que tiene sentido llevarla en grúa.

no debemos descartar algo que, además, parece lo evidente.

Saludos»

La conversación ha continuado algún comentario más hasta que, feliz porque la verdad está cada vez más cerca, el Peón acusador se ha ido a dormir.

Todos sabemos (bueno, casi todos) que estos operarios de grua nada tienen que ver con el asesinato de 192 personas, pero ¿cuántos operarios más hay entre los cientos de nombres, estos con apellidos incluidos, que cada día manejan los Peones Negros como posibles sospechosos de haber colaborado con la gran conspiración?

Esta serie de comentarios de la bitácora de Luís del Pino merece, como poco, una reflexión.

jueves, 25 de enero de 2007

Segundo aviso

El Sindicato de funcionarios públicos Manos Limpias interpuso una denuncia, el pasado 2 de Octubre de 2006, contra el juez instructor del 11-M, Juan del Olmo, y contra la fiscal del caso, Olga Sánchez, por destrucción de pruebas.

Dichas denuncias se basaban en diversas informaciones periodísticas (desde las filas conspiracionistas) en las que se afirmaba que ambos acusados habían ordenado la destrucción de los vagones en los que se produjeron las explosiones de los atentados del 11-M para evitar que se pudiesen realizar nuevos análisis a los focos de las explosiones, así como de haber ordenador la inhumación de los restos de los cuerpos de los siete terroristas que se suicidaron en el piso de Leganés el 3 de Abril de 2004 sin haberles realizado la autopsia; los delitos que supuestamente habrían cometido ambos son los de inutilización o destrucción de efectos del delito, prevaricación y omisión del deber de impedir delitos o promover su persecución.

Tenemos así una denuncia ante el Tribunal Supremo que engloba varias de las afirmaciones conspiranoicas: la contínua destrucción de pruebas (en este caso, los vagones y los cuerpos de los terroristas suicidas) para ocultar a los verdaderos autores de los atentados, la colaboración entre policías, jueces y fiscales para realizar esa destrucción de pruebas (es decir, una conspiración en toda regla), la negligencia de todas las instituciones de derecho para proteger a esos supuestos autores (falta de recogida de muestras de los trenes para evitar la repetición de análisis químicos que pudieran arrojar unos resultados comprometedores para los verdaderos autores de la masacre, falta de informes de autopsias para ocultar una muerte anterior de los terroristas suicidas cometida por los verdaderos autores de los atentados...) o la clara intencionalidad de esas ocultaciones (es decir, la existencia de un plan premeditado de destrucción y ocultación de pruebas). Es decir, que estamos ante una denuncia basada en la teoría de la conspiración en estado puro, presentada además ante la máxima autoridad judicial.

Autopsias a los terroristas suicidas

En el caso de las autopsias de los terroristas suicidas, ya tratada en varios artículos en esta misma bitácora, no es necesario incidir en más datos de los ya explicados; tan solo es pertinente transcribir la opinión que le merece al Tribunal Supremo esa supuesta falta de autopsias:

«a) La responsabilidad de la diligencia de inspección ocular, levantamiento de cadáveres y ordenación de las prevenciones oportunas en relación con tales diligencias -señaladamente la autopsia e inhumación de los cadáveres- correspondió al Juzgado que se encontraba en función de Guardia, el día que ocurrieron los hechos, que era el Juzgado Central de Instrucción número 3 (por lo tanto, no aquél en que prestan servicios el Magistrado y Fiscal querellados).

b) En todo caso y pese a la opinión del recurrente, lo cierto es que si se efectuó la correspondiente diligencia de autopsia.

Pero es más, al tratarse de unos hechos singulares, con una trascendencia muy superior a la ordinaria, no se efectuaron unas autopsias convencionales y burocráticas, sino que se procuró -y consiguió- extremar las precauciones. Así en la Pieza Separada, Tomo II, folios 568 y ss., obra un amplísimo y muy documentado "informe antropológico y radiológico", firmado por los Médicos Forenses Prieto Carretero, Bedate Gutierrez y Conejero Estévez.


Incluso, a requerimiento del Instructor se efectuó un informe ampliatorio, por peritos especialistas, obrante en el Tomo 227 folios 88.537 y ss. titulado "informe dactiloscópico..."».

Es decir: El Tribunal Supremo confirma que sí se efectuó la autopsia y que, por lo tanto (como se indica en el estudio médico-forense incluido en el Auto de Procesamiento), los terroristas murieron porque se suicidaron con la Goma-2 ECO de la que disponían. Ni premuertos, ni pelanas, ni delincuentes de poca monta, ni moritos de Lavapiés: terroristas suicidas.

Destrucción de los vagones para ocultar pruebas

En este caso, son varias las resoluciones, tanto judiciales como policiales, que confirman que el trabajo realizado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la fiscalía y el juez instructor no ha supuesto la destrucción de ninguna prueba con la intención de ocultar datos que pudieran ocultar una autoría distinta a la del terrorismo islamista.

En el Auto emitido como consecuencia de la denuncia de Manos Limpias, el Tribunal Supremo es meridianamene claro:

«a) A lo largo de las actuaciones obran los distintos y pormenorizados dictámenes periciales, sobre los objetos encontrados en los restos de los vagones afectados por las explosiones, y sobre estos mismos, a fin de determinar la etiología, forma y características de las explosiones sufridas.

b) En el Tomo 145 del Sumario, folios 53.799 y ss. obra un completísimo informe conjunto de expertos de TEDAX y GUARDIA CIVIL, sobre los restos de los vagones, planteándose incluso la posibilidad de reproducir la deflagración, lo que se desestima por razones técnicas.

c) La conservación y destino de los vagones en cuestión -una vez hechos en ellos todas las pericias que se estimaron necesarias- corresponde a su legítimo propietario (RENFE), que además cuenta con lugares apropiados para ello».

Por lo tanto, toda la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sobre los trenes se desarrolló conforme a la Ley, incluidos la recogida de vestigios, los análisis de los mismos, las informaciones aportadas y la destrucción de los vagones.

Aunque ya constaba en el Sumario del 11-M que había muestras de todos los escenarios a disposición de las partes para realizar nuevos análisis, el Auto de la Audiencia Nacional del pasado 23/01/2007 propuso, por exigencia de la defensa de Jamal Zougham y de al menos dos acusaciones, que se diera traslado a esa Sala de un informe sobre los restos disponibles para su análisis por las partes que lo habían solicitado.

Hoy se ha dado traslado a la Audiencia Nacional, por parte del Comisario General de la Policía Científica y del Comisario General de Información, de los informes solicitados (que confirman que hay restos suficientes para realizar nuevos análisis), y 4 de las 29 bolsas con restos de todos los escenarios en los que aparecieron o se utilizaron explosivos (bolsas que ya estaban en poder de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional desde que se concluyó la instrucción) han sido entregadas a la Policía Científica para realizar los análisis.

Las 29 bolsas con restos de explosivos fueron entregadas por la Policía para su custodia el 6 de Marzo de 2006 al Juzgado de Instrucción nº 6, que dio traslado de las mismas a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional cuando se concluyó la fase de instrucción. Todos los restos están inventariados.

Así que ni destrucción de pruebas, ni ocultación de pruebas.

miércoles, 24 de enero de 2007

Primer aviso

La Sección 2ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional (la que ha de juzgar a los actuales procesados por el 11-M en base al Sumario 20/2004) ha emitido el Auto de admisión e inadmisión de pruebas propuestas; en este Auto se deniegan una serie de pruebas y de comparecencias (la mayor parte de ellas solicitadas por las acusaciones, y casi todas pertenecientes a las pruebas y comparecencias solicitadas por la acusación en la que colaboran los Peones Negros, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M) y se admiten el resto, a la vez que se fija la fecha de inicio del juicio oral para el 15 de Febrero de 2007. Pero este Auto da mucho más de sí de lo que pueda aparentar tras una primera lectura.

La fase de instrucción

Según el Auto de la Audiencia Nacional, parte de las pruebas solicitadas se deniegan por consistir en la práctica de diligencias de investigación que han de realizarse en la fase de instrucción (la realizada hasta ahora por el juez Juan del Olmo), en la que han de determinarse la naturaleza y circunstancias del hecho, las personas que han intervenido en ese hecho y el órgano competente para enjuiciar a esas personas.

Las tres cuestiones han sido sobradamente cubiertas por la instrucción, tal y como ya reconoció esta misma Sala de la Audiencia Nacional en su Auto de apertura de juicio oral: «La terminación del sumario por el instructor es conforme con lo dispuesto en el art. 299 y concordantes de la LECr (en especial los art. 622 y 630) en relación con las personas que al día del dictado del auto de conclusión aparecen como presuntos responsables de los hechos delimitados en el auto de procesamiento, sin perjuicio de cuantas nuevas indagaciones procedan, de acuerdo con la ley, de aparecer nuevos datos relevantes».

La inclusión de la explicación sobre lo que es la fase de instrucción (ya explicada también en la desestimación de los recursos de la defensa de Jamal Zougham: «Como reiteradamente tiene declarado este Tribunal, para dictar auto de prisión y, en su caso, procesamiento, basta con la existencia de “indicios racionales de criminalidad” mientras que las pruebas realizadas en el juicio oral sirven para fundamentar la sentencia») parece ir especialmente dedicada a todos aquellos que han acusado al juez instructor de no realizar correctamente su trabajo, aunque algunos se empeñen en obviar esta parte del Auto.

El explosivo utilizado en los atentados

Aunque ya en la desestimación de los recursos que esta misma Sala dictó en Septiembre de 2006 se consideró suficientemente acreditado el explosivo utilizado en los atentados (en especial, en la desestimación del recurso de la defensa de Rafá Zouhier: «La segunda cuestión, además de ser igualmente contestada por el Ministerio Fiscal, figura perfectamente acreditada en los dos autos recurridos, la sustancia explosiva utilizada provenía de Mina Conchita y respondía a la denominación de Goma 2 Eco»), la Audiencia Nacional ha accedido a realizar nuevos análisis a todos los restos de explosivos que han ido apareciendo a lo largo de las investigaciones.

La razón alegada por la Sala («la admisión de la prueba propuesta en la forma que se dirá aparece como indiscutible al haber sido solicitada por una de las defensas») es completamente lógica; sin embargo, la forma elegida para realizar esos nuevos análisis son consecuencia, exclusivamente, de las numerosas acusaciones de falsificación de informes por parte de los conspiranoicos.

En primer lugar, da una explicación meridianamente clara a las denegaciones de nuevas pruebas por parte del juez instructor: «garantizar que en un futuro dicha pericial pueda ser usada en otro u otros procesos por partes y tribunal diferente al actual»; de hecho, los análisis no se realizarán en diferentes laboratorios propuestos por las partes, sino en el Laboratorio de la Policía Científica con la presencia de todos los peritos que nombren las partes que han solicitado los nuevos análisis (en total, 10 peritos). Esta centralización del trabajo en un único análisis para cada resto de explosivo pone en entredicho las acusaciones vertidas sobre el juez instructor, pues de haberse realizado nuevos análisis por parte de la Policía Científica durante la fase de instrucción podríamos asistir a la imposibilidad de que las partes personadas pudieran realizar contra-análisis alguno de buena parte de los explosivos (además de haberse puesto en entredicho, como ha estado sucediendo hasta ahora, los resultados que hubiesen arrojado esos análisis).

La Sala ha impuesto, además, la presencia de dos peritos de la Policía Científica y dos peritos de la Guardia Civil; estos dos últimos peritos (dado que todos los análisis de explosivos han sido realizados por la Policía Científica en el Laboratorio de la Policía Científica, excepto el del explosivo del AVE -en una primera instancia- y las pruebas para determinar la aparición de metenamina en los análisis) no parecen tener otra misión que la de reproducir las pruebas realizadas para demostrar la aparición de metenamina en el cromatógrafo de gases.

En cualquier juicio, sería suficiente con la participación de los peritos nombrados por defensas y acusaciones en la realización de los análisis; sin embargo, la Audiencia Nacional, en previsión de las nuevas acusaciones que se vertirán sobre los análisis cuando se muestren unos resultados que los conspiranoicos no van a aceptar nunca, ha decidido realizar la grabación, en vídeo y en audio, de todos los análisis que se realicen en el Laboratorio de la Policía Científica.

Los conspiranoicos no sólo van a disponer de los resultados de los análisis, sino que van a poder repasar con todo lujo de detalles todo el proceso de análisis de un explosivo; es significativo, por entender de alguna manera la forma de razonar de ciertos individuos, que algunos Peones Negros hayan considerado tras leer el Auto que es el tribunal el que no se fía de los policías, cuando las medidas adoptadas han tenido una razón completamente opuesta: evitar las suspicacias que llevan saliendo desde los sectores conspiranoicos desde que Fernando Múgica iniciara sus Agujeros Negros.

De todas formas, nada es suficiente para los conspiranoicos, dado que, a pesar de todas las medidas y explicaciones dadas por la Audiencia Nacional, parece que ahora la idea a transmitir es que lo que se ha falsificado han sido los propios restos de los trenes (suponemos que los restos de sangre que pueda haber entre esas muestras no serán de personas utilizadas para falsificar los restos de los trenes).

Los testigos de ETA

De toda la lista de testigos admitidos, los únicos que se nombran como tal (tan solo se nombran los no admitidos como testigos) son los testimonios de Henri Parot y de los dos etarras detenidos transportando una furgoneta llena de explosivos en Cañaveras dos semanas antes de los atentados del 11-M.

Esa excepción a la regla (nombrar a tres testigos admitidos, cuando en todo el Auto sólo se citan los no admitidos) no puede haber sido debida más que una clara intencionalidad de la Sala de hacer público que esos tres etarras iban a estar entre los testigos admitidos, pues simplemente con no nombrarlos entre los testigos inadmitidos hubiese quedado claro que quedaban automáticamente admitidos.

Aunque esos tres testigos estaban en la cárcel el día del atentado (Henri Parot desde 1990 y los otros dos desde el 29 de Febrero de 2004) y hay seis informes que descartan la participación de los dos detenidos en Cañaveras en el 11-M -y cinco informes más sobre la participación de otros etarras en los atentados-, si eso sirve para acallar las acusaciones de ocultación de pruebas (lo cual es más que dudable, dada la forma de razonar de los conspiranoicos), bienvenidos sean sus testimonios.

Las pruebas y comparecencias denegadas

Es especialmente relevante la denegación de pruebas y comparecencias solicitadas por la asociación que más ha respaldado las teorías conspirativas (hasta tal punto que los Peones Negros han ayudado a esta asociación en la preparación de la solicitud de comparecencias).

Las pruebas que han sido denegadas son la mayoría de las solicitadas por esta Asociación, casi todas en referencia a algún aspecto de la supuesta conspiración, lo cual supone un serio varapalo a sus tesis; empecemos por las pruebas que se han denegado (6 de las 11 propuestas) respecto a los análisis realizados a los focos de las explosiones de los trenes (en todos los casos, por constar ya en el Sumario o porque la no existencia de algún informe se debe poner de manifiesto en el interrogatorio del juicio oral):

  • Remisión del informe o nota informativa original de los análisis realizados a los focos de las explosiones.
  • Soportes físicos de los análisis realizados a los focos de las explosiones.
  • Identificación de las personas que participaron en la elaboración y/o remisión de los análisis a los focos de las explosiones y de las personas que elaboraron el posterior informe o nota informativa.
  • Identificación de la persona que dio la orden de eliminar los análisis y/o los informes de los focos de las explosiones, por ser propio de los interrogatorios a los peritos.
  • Identificación de las personas que, en caso de no existir dichos análisis y dicho informe, deberían haberlos realizado, por ser propio de los interrogatorios a los peritos.

Respecto a la admisión de otras pruebas, han sido denegadas 16 de las 25 pruebas solicitadas:

  • Identificación de todas las personas que participaron en el traslado y custodia de la Renault Kangoo, por constar ya en el Sumario.
  • Información sobre si algún miembro de los TEDAX tuvo alguna participación en el traslado y custodia de la Renault Kangoo, por constar ya en el Sumario.
  • Reproducir en trenes reales las explosiones con diferentes tipos de explosivos (C3, C4, RDX, Titadyne y Goma-2), por constar ya en el Sumario y por ser de imposible realización.
  • Incorporación de una nota informativa citada por El Mundo el 04/04/2006, según la cual un confidente policial llamado Omar habría informado de que ETA suministró drogas a Jamal Ahmidan para pagar los explosivos de Emilio Suárez Trashorras, por constar ya en el Sumario.
  • Información sobre el paradero de ese confidente para que declare en el juicio oral.
  • Información sobre el tiroteo producido en la Estación de Zarzaquemada el 03/04/2004, antes del suicidio en el piso de Leganés.
  • Explicaciones sobre por qué no se detuvo antes del 3 de Abril de 2004 a los autores materiales de los atentados.
  • Información sobre una supuesta declaración extraviada de la dueña del Toyota Corolla cuyas matrículas habían sido dobladas en el Toyota Corolla de José Emilio Suárez Trashorras (el utilizado por Jamal Ahmidan el día 29 de Febrero de 2004).
  • Elaboración de un informe con una relación de todos los análisis de atentados terroristas realizados por la Policía Científica desde 1990, por no tener relación directa con el 11-M.
  • Copia exacta del informe del CNI emitido el día de los atentados, en el que se especificaba que la autoría era de ETA, por ser una prueba inútil para la acusación.
  • Copia de las diligencias sobre la falsificación de informes del ácido bórico, por pertenecer a un caso sin relación directa con el juicio y cuya relevancia para el 11-M está ya incorporada en el Auto.
  • Copia de las diligencias sobre la detención de la caravana de Cañaveras, por ser inútil para la acusación.
  • Informe por escrito de Díaz de Mera sobre sus declaraciones en la Cadena COPE acerca de la existencia de un informe, firmado por un hombre y una mujer, que relacionaría a ETA con el 11-M.
  • Mandamiento a EFE y Europa Press para que informen de las razones por las que difundieron, el mismo día de los atentados, que se había encontrado nitroglicerina en los trenes, por estar incorporada al Auto la relevancia para el juicio sobre el 11-M.
  • Mandamiento a Amena, Vodafone y Movistar para que informen sobre los datos de posicionamiento de los teléfonos 618840587, 628469210 y 653026047, por su generalidad e inconcreción.
  • Mandamiento a El Mundo para que remita la declaración de la dueña del Toyota Corolla que reproduce parcialmente este diario en su edición del 14/11/2006.

A la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) también le han sido denegadas numerosas peticiones (entre ellas, las declaraciones como testigos de cuatro etarras más).

Sin embargo, las pruebas de la fiscalía y las de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo han sido admitidas en su totalidad (incluidas las supuestamente falsas mochila de Vallecas, Renault Kangoo y Skoda Fabia).

Concluyendo

El juicio paralelo llevado a cabo desde algunos medios de comunicación ha obligado a la Audiencia Nacional a variar la forma de argumentar la inocencia o la culpabilidad de los actuales imputados; esto, que para algunos puede resultar una absurda pérdida de tiempo y de recursos, puede resultar absolutamente imprescindible para evitar que el final del juicio oral sin una sentencia favorable a las tesis conspiracionistas pueda seguir sirviendo como excusa para desacreditar a todas las instituciones democráticas.

Para los conspiracionistas, que han asumido que toda la investigación es falsa (con todas las consecuencias que eso supone: jueces, fiscales, policías, guardias civiles, servicios secretos, bomberos, compañías telefónicas, políticos y etarras, todos unidos para derrocar al Partido Popular y encumbrar al PSOE el 14 de Marzo de 2004), este Auto es un síntoma de que a los conspiradores se les acerca el final. Para el resto de los mortales, las consecuencias de este Auto serán bien distintas.

Nota de agradecimiento: Los datos sobre las propuestas de pruebas denegadas han sido tomadas de este comentario de Quinta Enmienda en el foro de Desiertos Lejanos, lo cual me ha supuesto un buen ahorro de tiempo, así que... gracias, Quinta Enmienda.

jueves, 18 de enero de 2007

La defensa de Zougham lee a Luís del Pino

Publica hoy El Mundo un nuevo artículo sobre el 11-M, en el que se citan varios escritos de la defensa de Jamal Zougham (el titular de la noticia en la portada en papel es «El relato del testigo clave contra Zougam no encaja con los hechos», mientras que el titular en la portada de la edición electrónica para suscriptores es «El testigo clave contra Zougam dice que dejó la bolsa en un lugar distinto al que explotó»); aunque en el Editorial (titulado «Débiles indicios contra Zougam») se advierte de que se trata de un razonamiento proveniente del abogado defensor de Zougham y que, por lo tanto, no tiene por qué ser verídico ni basado en hechos probados («Lo primero que conviene tener presente es que el escrito de un abogado es siempre una posición de parte y que por tanto no transmite una visión aséptica de la realidad sino aquélla que más beneficia a su cliente»), el artículo omite cualquier tipo de comprobación que pudiera suponer una mínima duda sobre su contenido en el mismo sentido que el apuntado por esa frase del Editorial (la verificación de datos, aun cuando el artículo está encuadrado en el autodenominado periodismo de investigación, brilla por su ausencia en demasiadas ocasiones, sobre todo si tenemos en cuenta que esa verificación puede realizarse en un documento -el Auto de Procesamiento- que no sólo es público, sino que el propio periódico El Mundo lo tiene publicado en su edición digital y puede consultarlo cualquiera, incluidos sus propios periodistas). Pero entremos en materia.

El testigo estaba en el piso de abajo

El artículo se inicia con una supuesta contradicción entre lo declarado por un testigo protegido (ratificado ante el Juez) y los análisis realizados por los TEDAX para determinar el lugar exacto de cada explosión: «el testigo protegido S-20-04-A-27 aseguró ante la Policía que vio a Zougam colocar una bolsa bajo el asiento de un vagón que minutos después estalló en la estación de El Pozo. En esa misma declaración, ratificada ante el juez, dice que ambos estaban "en el piso bajo del vagón". Según certificaron los Tedax en su informe a la Audiencia Nacional, las dos explosiones que sufrió ese convoy se produjeron "en el piso superior". [...] Del sumario se desprende que, en el vagón al que con más probabilidad se subió el testigo -el más cercano al centro del convoy-, la explosión se produjo en un extremo, lo que también difiere de la declaración policial».

Como se reconoce en el propio artículo («El escrito de defensa resalta la relevancia del testigo 20-04-A-27 porque declaró el 12 de marzo y al día siguiente hizo el reconocimiento fotográfico»), este testigo declaró el día siguiente a los atentados (antes, por lo tanto, de que la foto de Jamal Zougham se publicase en los medios de comunicación), no sólo sobre el aspecto de Zougham, sino también sobre las características de la bolsa que colocó bajo el asiento («una bolsa de deportes de color azul oscuro»), sospechosamente parecida a la bolsa encontrada en Comisaría entre los efectos recogidos en la estación de El Pozo.

Como puede consultarse en este artículo anterior (en el apartado "Análisis de los focos de las explosiones"), las dos explosiones del tren de El Pozo se produjeron, efectivamente, en los vagones 4 y 5 de un tren que constaba de 6 vagones; sin embargo, se omite en el artículo de El Mundo que en ese mismo tren se localizó otra mochila (ver el apartado "Las tres mochilas que no estallaron a la hora prevista", en ese mismo artículo) en el vagón número 3 (que estallaría con posterioridad al aplicarle un chorro de agua a presión, técnica utilizada para desactivar explosivos militares). Y se omite que la bolsa de deportes localizada en Comisaría provenía de ese mismo tren.

Por lo tanto, las comprobaciones que el periodista ha omitido en su artículo respecto a esa supuesta contradicción en los hechos relatados por el testigo y los informes de los TEDAX son tres:

1. En el tren de El Pozo no había dos mochilas (como explica el escrito de la defensa), sino cuatro, de las cuales dos estallaron a la hora prevista y las otras dos no.

2. El testigo estaba en uno de los vagones centrales, teniendo la misma probabilidad de estar en el 3 que en el 4 (las probabilidades de estar en el 4 no son mayores que las de estar en el 3, contrariamente a lo apuntado por el periodista en su artículo, que considera que el vagón número 4 es el que tiene más probabilidades de ser en el que estaban el testigo y Zougham); incluso podría afirmarse que también existen probabilidades de que estuviesen en el 2 ó en el 5 (también centrales), descartándose sólo los vagones de los extremos (el 1 y el 6).

3. Las características de la bolsa de deportes descrita por el testigo el día siguiente a los atentados (ver este artículo, dedicado en exclusiva a Jamal Zougham, en el que pueden consultarse todos los datos del Auto de Procesamiento que hacen referencia a este imputado) coinciden plenamente con las características de la bolsa de deportes desactivada en Comisaría y proveniente, precisamente, de la estación de El Pozo; el hecho de que fuese el propio Jamal Zougham el que la portaba (según las declaraciones de ese mismo testigo) no hacen sino reforzar la implicación de este imputado y las declaraciones del propio testigo.

No hay, por lo tanto, ninguna contradicción entre las declaraciones del testigo y el informe de los TEDAX; según se puede desprender de los datos del Auto de Procesamiento, Jamal Zougham pudo ser visto por el testigo en los vagones 2 ó 3 (se descartan los vagones de los extremos -el 1 y el 6- y los vagones que explotaron -el 4 y el 5-) con la misma mochila -o una casi idéntica- que horas después se localizaría al realizar el recuento de los efectos personales provenientes de ese mismo tren y que, además, contenía una tarjeta telefónica vendida en el mismo lugar de trabajo de Jamal Zougham.

Cuatro testigos y dos trenes distintos

El artículo se hace eco, como ya lo hiciera Luís del Pino, de que los testigos que vieron a Jamal Zougham en los trenes fueron cuatro, pero dos le vieron en el tren de Santa Eugenia y dos en el tren de El Pozo; según el escrito de la defensa, esto es una contradicción que desacredita las declaraciones de al menos dos de ellos.

La defensa -ese es su trabajo- obvia que ambos trenes eran consecutivos y se detenían en las mismas estaciones, pudiendo por lo tanto Jamal Zougham estar en ambos trenes, no a la vez -como sugiere la defensa-, sino primero en uno y después en el otro. Sin embargo, el periodista, en lugar de comprobar esa versión, la apoya sin más: «El escrito también presenta dudas sobre la consistencia del testimonio de los otros tres testigos: "Debemos señalar que los testigos viajaban en distintos trenes, en el que explotó en El Pozo y el de Santa Eugenia, y es evidente que en el supuesto caso de que Jamal hubiese dejado una de las bombas, sólo habría podido dejar una, no dos; es evidente que sólo pudo tomar un tren, no dos; es evidente que si a los trenes se subieron más de 10 terroristas, cada uno llevaría una bolsa o mochila, y no dos". Ninguno de los testigos dice haberle visto con dos mochilas».

La venta de las tarjetas

Según el escrito de la defensa, «¿Alguien en su sano juicio puede pensar que entre conmilitones van a cobrarse los componentes de las bombas? ¿Alguien en su sano juicio puede pensar que una persona utilice las tarjetas que vende en su tienda como parte de las bombas que más adelante va a colocar? ¿No sería esto una imprudencia total por parte de un criminal? Si Jamal Zougam hubiese hecho todas las actuaciones de las que le acusa el Ministerio Fiscal, podría considerarse que es una auténtica calamidad como terrorista».

Evidentemente, el crimen perfecto no existe, y no tiene por qué ser éste el primero; todos los criminales dejan alguna pista, y en este caso fue la tarjeta que no desapareció con la explosión. Obvian tanto la defensa como el periodista que todas las tarjetas vendidas en el lugar de trabajo de Jamal Zougham y utilizadas en los atentados iban a desaparecer con la explosión de las bombas, por lo que más que una imprudencia todo parece indicar que se trata de una idea con toda la intencionalidad criminal que se pueda imaginar: hacer desaparecer todo rastro de las tarjetas con la propia explosión.

El tipo de explosivo

Según el titular de una de las noticias complementarias, «Un informe alternativo descarta la Goma 2»; en lo que acierta plenamente es en que es completamente alternativo: «puede ser de la familia de las cloratitas». El único problema que existe en esa alternativa es que en los focos se detectaron componentes de las dinamitas, no restos de cloratita (nótese que la cloratita es un explosivo utilizado habitualmente por ETA, por lo que la única intención de la defensa de Zougham al realizar esta afirmación -curiosamente coincidente con las mismas afirmaciones de Luís del Pino y de El Mundo y también coincidente en cuanto a su endeblez- es intentar implicar a otra organización terrorista para poder exculpar a su defendido).

Como no podía ser de otra forma, la defensa ha utilizado las mismas argucias utilizadas por El Mundo y por Luís del Pino: «Si en las sustancias recogidas en el foco de la explosión sólo se detectaron componentes genéricos de la dinamita, a falta de detalles se entiende que el único componente que es genérico a todas y cada una de las dinamitas es la nitroglicerina. Por lo tanto, es descartable el empleo de la Goma 2 ECO, pues en su composición ha sido excluida la nitroglicerina». El problema de esta deducción lógica es que la Goma-2 ECO sí es una dinamita, porque contiene una sustancia equivalente a la nitroglicerina, que es el nitroglicol y que también es uno de los componentes genéricos de las dinamitas.

Además, contradiciendo los análisis realizados en los focos de las explosiones para determinar las zonas de estragos máximos (en todos ellos similares -alrededor de 6 metros-, incluyendo la mochila que hicieron explosionar los TEDAX en el interior del vagón nº 1 del tren de la Estación de Atocha, cuyo peso aproximado, según los propios TEDAX que la localizaron, era de 10 Kg.), la defensa considera que el peso máximo que podían contener las mochilas estaría entre los 1,5 Kg. (si sólo se utilizó dinamita) y los 3 Kg. de explosivo (si se utilizó mezclada con cloratita).

Argumentos para las defensas, no para las acusaciones

Por mucho que se empeñen en llenarse la boca con la defensa de las víctimas del 11-M, como puede comprobarse en el artículo de El Mundo, las teorías lanzadas por los conspiranoicos sólo están sirviendo de argumento para exculpar a los acusados -es decir, a los supuestos terroristas-; si Luís del Pino, los Peones Negros o El Mundo realmente estuviesen interesados en ayudar a las víctimas de los atentados, sus esfuerzos irían en una dirección completamente distinta a la que han llevado hasta ahora y las acusaciones estarían utilizando sus argumentos, pero no es así.

Por suerte, todas las elucubraciones de los conspiranoicos están basadas en una visión parcial e interesada de los datos del Sumario que no se corresponde en absoluto con toda la investigación realizada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; lo realmente preocupante es que algunas defensas (como la de Zougham) se basen en ese humo conspiranoico para defender a los acusados, y eso sí es un error para defender la inocencia de sus clientes.

Ante el juicio del 11-M (Pásalo)

En las próximas semanas va a empezar el juicio por los atentados del 11-M; si no los has recibido ya, te informo que circulan por la red algunos mensajes que dejan caer, como quien no quiere la cosa, que los atentados del 11-M fueron cometidos por ETA, el PSOE, el GAL-2, los servicios secretos de Marruecos, Siria y Francia, la policía, la guardia civil y miles de corruptos españoles más.

En los mensajes, para simular un teórico conocimiento de los hechos y una teórica demostración de las acusaciones vertidas, puede que se haga referencia al Sumario del 11-M o al Auto de Procesamiento o que incluso se muestren documentos del propio Sumario que supuestamente darían validez a esas acusaciones. La inmensa mayoría de las ocasiones se trata de párrafos y documentos fuera de contexto, de aspectos que ya han sido suficientemente aclarados en otras partes del Sumario y, en definitiva, de medias verdades.

Estos mensajes han surgido desde las mismas páginas en las que escribe Pío Moa (el fundador de los GRAPO reconvertido en pseudo-historiador, que afirma ahora que la Guerra Civil no la inició Franco con el alzamiento del 36, sino el PSOE con las huelgas de Asturias del 34), de las mismas páginas en las que escribe Federico Jiménez Losantos (no necesita presentación) y de las elucubraciones mentales de un tal Luís del Pino (ingeniero en telecomunicaciones reconvertido en investigador de atentados y periodista, totalmente apartidista pero que considera que el único problema de España son las izquierdas); a éste último se le han unido una serie de incondicionales llamados Peones Negros (igual de apolíticos que Luís del Pino), que son los que han ido creando esos mensajes de correo electrónico en base a los artículos de su líder indiscutible.

Cada cual es libre de pensar lo que quiera y como quiera, pero antes de reenviar los mensajes que os lleguen con alguna referencia a los Peones Negros (tienen nombre de secta, sí, y se acercan bastante), por muy curioso que os parezca lo que allí se pueda decir, informaros de si tiene alguna base real o si se trata de parte de la campaña electoral que se avecina para las elecciones municipales y autonómicas de Mayo de este año o para las Generales del año que viene.

¿Dónde os podéis informar de si se trata de algo fundamentado o de una burda manipulación? En Desiertos Lejanos, en 3 días de marzo y en Peón Gris podréis encontrar las posibles respuestas a esas acusaciones (infundadas y gratuitas la inmensa mayoría de las ocasiones).

P.D.: Este es un mensaje que podéis copiar y pegar para enviar a vuestros conocidos ante la posible avalancha de mensajes intoxicadores de los Peones Negros ahora que se avecina el juicio del 11-M. Más vale prevenir...

miércoles, 17 de enero de 2007

Soy analfabeto, y Pedro J., también

Curiosas reacciones las de los supuestos buscadores de la verdad ante la portada de El Mundo de hoy, no por la noticia de la transformación definitiva en procedimiento abreviado del caso del ácido bórico (con los mandos imputados), sino por la publicación de una encuesta en la que sale vencedor de la sesión parlamentaria del pasado lunes (15/01/2007) el Presidente del Gobierno, en contra de las opiniones mayoritarias (por no decir casi unánimes) de la bitácora de Luís del Pino (en la que daban por hecho que Mariano Rajoy arrasó en el Congreso de los Diputados).

Todo se trata de una cuestión de preferencias, como todo en esta vida; los que se amparan en la supuesta búsqueda de la verdad del 11-M para lanzar críticas (por ser suave en los calificativos) a un Gobierno que no es de su mismo color, han acabado por destaparse definitivamente. Entre felicitarse porque El Mundo vuelve con el 11-M en portada (ese parecía ser el asunto sobre el que se basaba la búsqueda de la verdad de los Peones Negros) o lanzar improperios contra el periódico de Pedro J. Ramírez por publicar una noticia contraria a los intereses electorales del Partido Popular (algo que no debería preocuparles lo más mínimo, sobre todo si la noticia no tiene relación directa con el 11-M), han elegido esta última opción ante un conflicto de intereses (saber la verdad del 11-M o ganar las próximas citas electorales) que, por otra parte, muchos teníamos claro desde hace tiempo que no existe en realidad.

Como siempre, hay alguna voz discrepanteMañana, no solo compraré "El mundo" sino que disfrutaré como siempre del único medio, junto con LD que está haciendo algo por clarificar el 11M»), pero la opinión casi unánime se resume en algunos comentarios como estos (todos ellos tomados de la bitácora de Luís del Pino a partir de las 23:50, hora en la que la COPE comunicó el contenido de la portada de este periódico): «El Mundo mañana que lo compre Paul Anko»; «En El Mundo se chutan»; «PJ se ha vuelto loco ¿? ... ¿qué sabes PJ? ¿qué ha pasado PJ?»; «Si vuelves a jugar al pádel con PJ dale un toque con la raqueta en sus partes. A ver si recupera la cordura»; «Lo de PJ y sus encuestas amañadas no tiene nombre»; «Y en este caso además de recibir presiones ElMundo, PJ se deja utilizar para servir de correa de transmisión contra la fortaleza de Rajoy y el PP»; «Vamos ya PJ, ¿a que coj.. estas jugando?»; «y me temo lo peor, que PedroJ haya aceptado como buena la insidiosa Razón de Estado»; «PedroJ, aléjate de los cánticos de sirena y átate, cual Ulises, al palo de la verdad»; «Por alusiones a PJ: no sé si volveré a jugar al padel con él, pero algún pelotazo "despistado" sí que le va a caer :)»; «un sordo golpecito con la raqueta tampoco estaría de más, sólo uno»; «Una encuesta del Mundo da abrumadora mayoría a Zapatero como ganador del debate y la mayoría abrumadora de los lectores del Mundo se deshuevan de la risa, producida por el resultado de esa encuesta»; «PJ deberías dedicarte a lo que sabes hacer y darte unas dosis de humildad, que son una terapia muy beneficiosa y aconsejable de vez en cuando»; «Hoy me he desayunado con la encuesta de El Mundo y se me ha atragantado el cruasán»; «¡Qué barbaridad! Hoy EL MUNDO está al revés. ¡Cualqiera diría que es el nuevo PAÍS!».

También hay comentarios más extensos, alegrándose de no haberse suscrito al periódico:

«En días como hoy me alegro de no haber hecho la suscripción a El Mundo...y eso que lo hubiera hecho hace 1 mes y pico pero joer, vaya cambio...

Y donde está hecha esa encuesta, en Ferraz? Si la gente aun piensa eso despúes de lo que nos ha mentido zapatero es para hacer las maletas y largarse pero ya.

AxLaVerdad»

Y otros que no lo comprarán y lo leerán en el bar al sentirse heridos en sus más profundos sentimientos:

«Y de risa la encuesta que se monta elmundo para apoyar el chalaneo de PJ de la tertulia de esta mañana.
LdP y Gabriel ALbiac no entienden ni comparten con elmundo la postura mantenida desde la semana pasada pidiendo a Rajoy que apoye Zp y después presionándole que acuda a la manifestación.
(me parece que quien está siendo presionado es elmundo, y con la encuesta sobre los ganadores en el debate que no se la creen ni ellos, MANIPULAN la confección de la misma, en el mundo.es la tenían hecha en sentido contrario, para reafirmar la tesis a la que están obligados ¿por quién? a defender)

Mañana NO compraré elmundo, leeré en un bar en que esté disponible la información sobre que Santano fue el que dio la orden de falsificar el documento.

Slds»

No es necesario insistir en que si El Mundo no hubiese entrado en el debate sobre la autoría real del 11-M (menos de 40 días después de los atentados, a través de Fernando Múgica y sus Agujeros Negros), ni los Peones Negros existirían ni se sabría de su existencia. Pero eso se olvida cuando las cuestiones partidistas, a pocos meses de unas elecciones autonómicas y municipales y una vez se ha dado el pistoletazo de salida para la campaña electoral del próximo año, tienen más peso que la pantalla sobre la que han pretendido esconderse algunos: una falsa búsqueda de la verdad para recabar votos en base a falacias, mentiras y medias verdades. Eso sí, con el inestimable escudo de las víctimas del 11-M (bueno, de todas menos de Pilar Manjón, por sus inclinaciones ideológicas escoradas a la izquierda).

P.D.: Lo de analfabeto viene porque esta mañana, en el programa de Federico Jiménez Losantos, consideraban que los españoles que votaron al PSOE en las anteriores Elecciones Generales y los que ahora consideran que Rajoy se pasó tres pueblos en su intransigencia, son unos desinformados analfabetos. Los Peones Negros, claro está, opinan lo mismo.

domingo, 14 de enero de 2007

Siguiendo con la metenamina

Siguen los Peones Negros discutiendo acerca de la metenamina aparecida en los análisis de la Goma-2 ECO encontrada en la Renault Kangoo y su relación con el hexógeno utilizado por ETA en el atentado de Barajas; veamos lo que supondría que el explosivo analizado en la Kangoo contuviese realmente metenamina proveniente de una elaboración casera de hexógeno por parte de ETA (que es lo que están elucubrando nuestros estimados conspiranoicos).

Los informes 173/Q1/04 (del mismo día de los atentados) y el 173/Q2/04 (del día siguiente y complementario del anterior), ambos de la Policía Científica, son los que mencionan la metenamina como uno de los componentes que aparecieron en los análisis de los restos de explosivo de la Renault Kangoo y de la muestra de Goma-2 ECO indubitada que proporcionaron los TEDAX. Los peritos que elaboraron ambos informes los han ratificado, por lo que no cabe alegar una manipulación posterior de dichos informes en cuanto a los resultados.

La aparición de metenamina sólo sería posible en un explosivo si durante la elaboración del hexógeno no se hubiesen realizado correctamente las transformaciones químicas; sin embargo, si fuese este el caso, junto a la metenamina debería aparecer también el hexógeno (en mucha mayor cantidad), pues la metenamina que pudiera aparecer sería debida a los restos de la reacción química en la que se ha producido hexógeno. Por lo tanto, si ha aparecido metenamina, pero no hexógeno, sólo puede deberse a dos causas: que la metenamina sea producto de una reacción química al analizar la Goma-2 ECO o que se haya ocultado la aparición de hexógeno para no relacionar a ETA con el 11-M.

La primera opción ha sido completamente descartada por los Peones Negros, a pesar de que la Guardia Civil detectó metenamina también en los análisis al explosivo encontrado en las vías del AVE, a pesar de que la Guardia Civil emitió un informe el 28 de Junio de 2005 (el número 1735/Q/05) en el que explicaba cómo se formaba la metenamina al analizar Goma-2 ECO en el cromatógrafo de gases y a pesar de que en ese mismo informe se especifica que se buscaron posibles restos de hexógeno por si se tratase de una mezcla de explosivos (con resultado negativo). Y lo han descartado completamente porque asumir que la metenamina no es fruto de una manipulación u ocultación de pruebas supondría un serio varapalo a muchas de las acusaciones vertidas por los conspiranoicos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Pues bien, supongamos que los peritos de la Guardia Civil han mentido en su informe 1735/Q/05 para ocultar, una vez más, la relación de ETA con el 11-M; es decir, supongamos que se han inventado que el nitroglicol, el nitrato amónico y el metanol puedan producir, en las condiciones de uso de un cromatógrafo de gases, metenamina.

Esto supone que la única opción posible es que en los análisis de la Goma-2 ECO encontrada en la Renault Kangoo apareció el hexógeno (porque recordemos que de metenamina aparecerían sólo los restos que no hubiesen reaccionado al elaborar hexógeno), pero los peritos que realizaron los informes han ocultado su aparición (tanto en los propios informes como en su posterior ratificación) para evitar que se pueda relacionar a ETA con el 11-M. Total, que los peritos de la Policía Científica también habrían mentido.

Pero, ¿quiénes son los peritos de la Policía Científica que elaboraron esos informes? Pues sorpresa: Escribano y Cidad, los peritos del ácido bórico. Es decir, que los mismos que consideraron que sus superiores estaban intentando evitar que apareciese la palabra ETA en el Sumario del 11-M estarían ocultando pruebas que podrían relacionar a ETA con el 11-M. Es decir, que de policías honrados, nada de nada. Es decir, que miente la Policía Científica (peritos y superiores). Es decir, que miente la Guardia Civil. Es decir, que mienten los TEDAX.

Es decir, que mienten todos menos Luís del Pino, próximo candidato a la beatificación junto a Federico Jiménez Losantos. Manda huevos.

La glicerina y la metenamina

Este va a ser un artículo muy corto, sólo para demostrar hasta qué punto son capaces de manipular la información desde algunos medios. Tanto Luís del Pino como el diario El Mundo se han hecho eco de la aparición de hexógeno entre el explosivo utilizado por ETA en el atentado de Barajas, y no han dudado en relacionarlo con la metenamina aparecida en los análisis de la Goma-2 ECO encontrada en la Renault Kangoo.

Supongo que muchos conocerán los supositorios de glicerina, utilizados para casos de estreñimiento. El caso es que el hexógeno tiene la misma relación con la metenamina que la nitroglicerina con la glicerina: a partir de la metenamina se obtiene hexógeno y a partir de la glicerina se obtiene nitroglicerina. Sin embargo, ni la metenamina ni la glicerina son materiales explosivos.

Si en los análisis de una explosión se llegara a encontrar glicerina, los informes serían claros: los terroristas andaban estreñidos y llevaban encima una caja de supositorios de glicerina. Sin embargo, si en los análisis de una explosión se llegara a encontrar nitroglicerina, a ningún policía se le ocurriría decir que los terroristas tenían un problema de estreñimiento, sino que el explosivo era dinamita.

Pues en el caso del hexógeno es exactamente lo mismo: si se encuentra hexógeno, ese es el explosivo utilizado; pero si se encuentra metenamina, no tiene ningún significado en cuanto a explosivos se refiere.

O alguien ha abusado de la glicerina estos días y sufre una diarrea (mental) galopante, o hay alguien con mucha mala baba en algún que otro medio de comunicación.

Nota aclaratoria: El RDX, el C4, el T4 o el SEMTEX son explosivos que contienen hexógeno. Ninguno de ellos contiene metenamina (igual que la Goma-2 o el Titadyne pueden contener nitroglicerina, pero no glicerina). La aparición de metenamina en los análisis de Goma-2 ECO se debe a una reacción química entre el nitroglicol, el nitrato amónico (ambos componentes de esta dinamita) y el metanol (utilizado en el cromatógrafo de gases), tal y como informó la Guardia Civil el 28 de Junio de 2005 a través del informe 1735/Q/05 (puede ampliarse información en este artículo de esta misma bitácora o en este artículo de Desiertos Lejanos).

sábado, 13 de enero de 2007

Los sospechosos (VII)

Tras un paréntesis para tratar otros asuntos del 11-M que necesitaban alguna aclaración, vuelvo con la serie de artículos dedicados a los actuales sospechosos (recordemos que, para Luís del Pino, los actuales sospechosos simplemente pasaban por allí o incluso ni tan siquiera eso). Es el turno, en esta ocasión, de dos de los suicidas de Leganés, de los que el Auto de Procesamiento no habla extensamente (pues no pueden ser procesados al estar ya muertos), pero sí los relaciona con otros de los integrantes del grupo terrorista que supuestamente cometió los atentados del 11-M; además, ambos fueron protagonistas directos en prácticamente todos los escenarios investigados, desde la vivienda de Albolote (Granada) hasta Leganés, pasando por los propios trenes.

Rachid y Mohamed Oulad Akcha

Suicidados en el piso de Leganés el 3 de Abril de 2004.

Ambos vivían en la calle Litos de Madrid, donde se trasladó también, después del verano de 2003, Asrih Rifaat Anouar (otro de los suicidas de Leganés y con una estrecha relación con Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet -El Tunecino-) y eran viejos conocidos de Jamal Ahmidan (El Chino), con quienes compartía el negocio del narcotráfico.

En Agosto y Septiembre de 2003 se conocen sus primeros contactos con Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet (El Tunecino), Basel Ghalyoun, Abdelilah el Fadoual el Akil o Mahmoud Slimane Aoud (era el momento en el que se tiene constancia de las reuniones proselitistas y de adoctrinamiento yihadista en el campo, junto al río, los viernes por la tarde tras salir de la mezquita); al domicilio de los hermanos Oulad Akcha acudirían otros sospechosos (como Abdelilah el Fadoual el Akil y Jamal Ahmidan) a visionar imágenes de tipo yihadista en un ordenador portátil. En otras reuniones, coincidirían los hermanos Oulad Akcha con Asrih Rifaat Anouar, Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet y Basel Ghalyoun.

Abdennabi Kounjaa (otro de los suicidas de Leganés) era también viejo conocido de los hermanos Oulad Akcha, cuyo tráfico telefónico tanto con Jamal Ahmidan (El Chino) como con Asrih Rifaat Anouar era abundante; en Septiembre de 2003 se tiene constancia ya de contactos telefónicos de los dos hermanos con Basel Ghalyoun y con Abelilah el Fadoual el Akil.

En Octubre de 2003, Mohamed Oulad Akcha acompaña a Hicham Ahmidan, con el coche de Mohamed Afalah, para obtener matrículas falsas.

En Noviembre de 2003 se tiene constancia de contactos telefónicos entre Rachid Oulad Akcha y Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet (El Tunecino), así como entre el primero y Basel Ghalyoun (en la casa de Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet se encontraría también el perfil genético de Rachid Oulad Akcha); ese mismo mes fueron vistos en la casa de Morata de Tajuña Jamal Ahmidan, los hermanos Oulad Akcha y Abdelilah el Fadoual el Akil.

Nasreddine Bousbaa (quien supuestamente falsificó varios documentos identificativos de algunos de los integrantes de la célula terrorista, entre ellos el pasaporte con el que Abdennabi Kounjaa firmaría el contrato de alquiler de la casa de Albolote) contactó con Mohamed Oulad Akcha en múltiples ocasiones entre el 26 de Febrero y el 10 de Marzo de 2004.

El día 28 de Febrero de 2004, Mohamed Oulad Akcha acompaña a Jamal Ahmidan (El Chino) y a Abdennabi Kounjaa a Avilés para transportar la dinamita sustraída por Emilio Suárez Trashorras; el día siguiente, Rachid Oulad Akcha se une a ese grupo (a la altura de la provincia de Burgos) junto a Otman el Gnaoui y Asrih Rifaat Anouar para realizar un viaje de apoyo. Ese 29 de Febrero de 2004 es cuando el Toyota Corolla de Emilio Suárez Trashorras (prestado a Jamal Ahmidan ese mismo día) es fotografiado por un radar de la Guardia Civil a la altura de Quintanaortuño (Burgos) a las 16:15; este hecho viene respaldado, además, porque la tarjeta de teléfono de Mohamed Oulad Akcha es introducida en el terminal de Otman el Gnaoui (que durante la madrugada había sido utilizado por Jamal Ahmidan) desde las 13:21 (en Cantabria) hasta las 19:47 (en Morata de Tajuña), localizándose a las 16:11 a la altura de Quintanarrio (Burgos). Otman el Gnaoui, durante ese mismo período de tiempo, tenía su tarjeta introducida en otro terminal que sería utilizado el día siguiente por Mohamed Oulad Akcha (las tarjetas de ambos y los respectivos terminales coincidirían en la misma BTS y a la misma hora con el terminal y la tarjeta utilizadas por Jamal Ahmidan, de forma que ha podido determinarse que, mientras el grupo de Mohamed Oulad Akcha volvía de Avilés el día 29 de Febrero, Otman el Gnaoui pasaba a recoger a Rachid Oulad Akcha a las 14:45 -en el domicilio de éste- y emprendían viaje en dirección a Burgos sobre las 15:00, encontrándose con el otro grupo sobre las 17:00 en Cogollos para dirigirse todos hacia Morata de Tajuña).

Entre el 2 y el 4 de Marzo de 2004 se producen varios intercambios de llamadas entre Abdelilah el Fadoual el Akil y Mohamed Oulad Akcha.

El 4 de Marzo de 2004, Jamal Ahmidan habla por teléfono desde Ibiza (a las 10:21) con Emilio Suárez Trashorras, tras lo cual éste adquiere un billete de autobús en el que viajará (desde Avilés hasta Madrid) el menor Gabriel Montoya Vidal (ya condenado en Noviembre de 2004 por el transporte de dinamita -es decir, que se ha probado ya en un juicio que el traslado de dinamita desde Avilés a Madrid existió) para recuperar el Toyota Corolla que aquel le dejó prestado a Jamal Ahmidan cuatro días antes; Emilio Suárez Trashorras se pone en contacto con Mohamed Oulad Akcha y es éste (junto a Asrih Rifaat Anouar) quien va a recoger al menor a su llegada a Madrid. Sobre las 23:45, la Policía Municipal detecta que el Toyota Corolla, conducido por Gabriel Montoya Vidal (tenía 17 años en aquellos momentos), está haciendo maniobras extrañas, le dan el alto pero el menor continúa, sufriendo con posterioridad un accidente, tras lo cual se producen dos llamadas cruzadas (a las 23:47) entre Mohamed Oulad Akcha y Emilio Suárez Trashorras (la persecución de la policía se inicia inmediatamente después de dejar a Mohamed Oulad Akcha y a Asrih Rifaat Anouar).

Entre el 4 y el 6 de Marzo de 2004 se alquila la vivienda de Albolote (Granada), en la que intervienen, al menos, Abdennabi Kounjaa (firmante del contrato) y Rachid Oulad Akcha (quien rellenó el contrato y actuó como fiador); entre el 6 y el 9 de Marzo de 2004, algunos miembros de la célula terrorista volverían a ese piso, tal y como se desprende de la detección del movimiento registrado de varios teléfonos móviles del grupo terrorista durante el 9 de Marzo de 2004, en dirección Granada a Madrid (contradiciendo frontalmente lo afirmado por Luís del Pino en su último Enigma hasta la fecha). En dicha vivienda se encontrarían vestigios de la presencia de Jamal Ahmidan, de Asrih Rifaat Anouar y de Rachid Oulad Akcha.

Durante esos mismos días, Daoud Ouhnane (actualmente en paradero desconocido) establece comunicación telefónica en varias ocasiones con Mohamed Oulad Akcha.

Ambos hermanos tuvieron una participación importante en la financiación de los atentados, pues se detectaron importantes reintegros en efectivo desde sus cuentas los días anteriores al 11 de Marzo de 2004, además de formar parte de la red de narcotraficantes liderada por Jamal Ahmidan (que sería la principal fuente de financiación de los atentados).

El mismo día de los atentados, Rachid Oulad Akcha es visto en uno de los trenes, abandonando una mochila en uno de los vagones; el día 12 (antes, por lo tanto, de que sus fotografías fueran hechas públicas), dos testigos detallan tanto sus movimientos como sus características físicas, realizándose el correspondiente retrato robot (es el Retrato nº 5, que puede compararse con su fotografía en este documento). Además, en las ropas que un individuo ocultó en una caseta de obra en los alrededores de la Estación de Vicálvaro -en la misma línea que los trenes que estallaron- minutos después de los atentados (a las 7:45 aproximadamente) se encontraría también ADN de Mohamed Oulad Akcha.

En la Renault Kangoo, localizada la misma mañana del 11 de Marzo de 2004, se encontró una bolsa de plástico (conteniendo herramientas) de la empresa Tabiques Muñoz, que era el lugar de trabajo de Rachid Oulad Akcha.

El 29 de Marzo de 2004 por la noche (sobre las 23:30) se sustrae a punta de pistola el Citroën C-3 con el que los terroristas viajarían hasta Mocejón (Toledo) para depositar un artefacto explosivo en las vías del AVE; en este vehículo se encontraron restos de flora y barro coincidentes con los alrededores del artefacto explosivo, además de los perfiles genéticos de Jamal Ahmidan, Mohamed Oulad Akcha y Abdennabi Kounjaa (los móviles de Mohamed y Rachid Oulad Akcha, junto al de Saed el Harrak y al de Abdennabi Kounjaa, se posicionaron el 7 de Marzo de 2004 en el repetidor de Bargas (Toledo), cercano a la zona de Mocejón, lo que denota un estudio anterior de la zona en la que con posterioridad intentarían atentar).

El 3 de Abril de 2004, tras la huida de Abdelmajid Bouchar del piso de Leganés, uno de los policías ve asomarse en dos ocasiones a Mohamed Oulad Akcha por una de las ventanas de la vivienda, bajando la persiana la segunda vez. Ambos hermanos se suicidarían pocas horas después en el mismo piso (junto a cinco terroristas más), llevándose por delante a un GEO e hiriendo a otros 18 policías.

En el desescombro del piso de Leganés se encontraron notas manuscritas sobre posibles futuros objetivos de los terroristas, entre las que se encontró una escrita por Rachid Oulad Akcha; en este mismo desescombro se encontraron, además de los restos biológicos de ambos hermanos, el perfil genético de Mohamed Oulad Akcha en el asa de una mochila.

miércoles, 10 de enero de 2007

Cuando ETA te da alas

Efectivamente, esta bitácora habla de las teorías de la conspiración del 11-M, no de ETA; sin embargo, desde el pasado día 30 de Diciembre (día del atentado de ETA en el aparcamiento de la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas), la bitácora de Luís del Pino se ha convertido, a pesar de Toyotas y Enigmas (estos sí relacionados con el 11-M) en prácticamente una monografía sobre ETA y el Presidente del Gobierno asesino que tenemos.

Escribía en uno de los comentarios al artículo anterior (tras saber que la portada de El Mundo para este martes estaba embargada) que se preveía un nuevo apoyo de este periódico a las concentraciones de los días 11 de cada mes que los Peones Negros convocan puntualmente desde el pasado mes de Agosto; sin embargo, la portada de El Mundo no era sobre el 11-M, sino sobre ETA, así que los Peones Negros han continuado con su monografía.

Adornando convenientemente el atentado del pasado día 30 de Diciembre, utilizando como sólo los seres más viles saben utilizar a los dos asesinados por ETA y mintiendo como han estado habituados a hacerlo hasta ahora bajo la protección de un supuesto medio independiente, nos están presentando como único responsable de las dos víctimas de ETA y del atentado en sí al Presidente del Gobierno. El papel de ETA es secundario: ha hecho lo único que sabe hacer: montar las bombas; pero la responsabilidad del atentado es exclusivamente del Gobierno.

Los que cometieron los atentados del 11-M eligieron el lugar (España) gracias a la política del Partido Popular respecto a Irak (recordemos la foto de las Azores); los que cometieron los atentados del 11-M eligieron la fecha (tres días antes de las Elecciones Generales) gracias al programa electoral del Partido Socialista (que incluía la retirada de las tropas de Irak); sin embargo, los únicos responsables del 11-M son terroristas integristas, que pudieron elegir el lugar y la fecha gracias a las circunstancias, pero no en connivencia ni con el PP, ni con el PSOE, ni con nadie más: los terroristas buscan cualquier excusa para cometer sus atentados.

El Partido Popular tiene un serio problema, y es que no es capaz de discernir entre la gestión tras los atentados (que es lo que les hizo perder las Elecciones Generales, pues se enrocaron en mantener la autoría de ETA cuando todas las pruebas apuntaban hacia el terrorismo islamista, en una especie de autoconvencimiento de que un atentado etarra les beneficiaba electoralmente -por la exitosa política antiterrorista seguida por el Partido Popular-, mientras que un atentado integrista les perjudicaba seriamente -por su criticada política en la Guerra de Irak-) y los atentados en sí mismos (que es lo que cree que les hizo perder las Elecciones Generales); esta incapacidad de discernimiento (preocupante falta de luces en algunos casos) es la que permite a algunos considerar justificado y justificable responsabilizar del asesinato de personas inocentes a todo un Gobierno, al partido político que lo respalda y a todo aquel que no piense de esa forma.

Siempre hay exaltados cuyas mentes son dadas a este tipo de relaciones incongruentes, maliciosas y propias de desequilibrados; no dejan de ser un caso de estudio para psicólogos y psiquiatras. Sin embargo, cuando estos desequilibrados forman parte destacada de la plantilla de un medio de comunicación podemos asistir a lo que estamos viendo estos días en la bitácora de Luís del Pino: «El problema de España se llama Izquierda». Esta no es una frase de uno de los exaltados que escriben comentarios bajo las homilías de Luís del Pino: esta es una de las homilías de Luís del Pino.

«Por eso es natural la alianza con asesinos: para ellos, un asesino de izquierdas siempre es corregible, porque su fondo es bueno y sano, mientras que un pepero, un oyente de la COPE o un liberal no son sino fascistas, excrecencias sociales que sólo se toleran cuando no se está en posición de barrerlas».

Siempre me ha gustado la política, entendida como una colección de ideas discutibles que puedan permitir mejorar nuestro propio entorno; sin embargo, cuando la política llega a estos extremos es cuando empieza a asquearme que haya desequilibrados hablando de política y que los escasos de luces acudan hacia él como si se tratara del lucero que les ha de guiar a algún sitio (que bien poco importa cual sea).

«Por eso es natural que se cerquen sedes del PP: llamarles asesinos no es insultarles, sino sólo describirles, y violar jornadas de reflexión está justificado porque los fascistas no pueden escudarse en la letra de las leyes para irse de rositas». «Y, viéndoles pactar con asesinos, viéndoles insultar a las víctimas, viéndoles manipular los conceptos, corromper la política, saltarse las leyes, justificar cualquier medio, ... lo que nos preguntamos es hasta dónde llega su ira, hasta dónde estarían dispuestos a llegar, por ejemplo, para expulsar del poder a unos fascistas del PP que lo ocuparan, a su juicio, ilegítimamente».

¿De verdad hay alguien que crea que detrás de Luís del Pino sólo hay un ansia de buscar la verdad? Hacerse la víctima después de acusar de asesinos a los más de 16 millones de españoles (el problema de España) que, efectivamente, expulsaron del poder al PP, es un acto digno de desequilibrados, sobre todo si esa expulsión se produjo sin que esos 16 millones de españoles necesitaran pactar con ningún asesino, sin que esos 16 millones de españoles insultaran a ninguna víctima, sin que esos 16 millones de españoles manipularan ningún tipo de concepto, sin que esos 16 millones de españoles corrompieran la política, sin que esos 16 millones de españoles se saltara ninguna ley, sin que esos 16 millones de españoles justificara ningún medio: la expulsión se produjo porque 16 millones de españoles no respaldaron en las urnas al Partido Popular.

El atentado de ETA ha servido para que estos desequilibrados consideren aun más justificado y aun más justificable (tras el espectáculo conspiranoico del 11-M) elevar la mendacidad de las ideas hasta límites insoportables. Combatir las ideas preconcebidas de un conspiranoico no es demasiado complicado; pero combatir las mentecateces de un desequilibrado es completamente imposible, y de ahí la frase «darles la razón, como a los locos»: porque los locos no saben razonar.

¿Qué quieren oir? ¿Que la policía es una asesina? ¿Que los jueces son unos asesinos? ¿Que el PSOE son unos asesinos? ¿Que el Gobierno es un asesino? ¿Que tenemos a un asesino por Presidente? ¿Que toda persona de izquierdas es una asesina?

Esto empieza a darme demasiado asco.

lunes, 8 de enero de 2007

Nos vamos al sur

Nuevo Enigma (y van 32) de Luís del Pino, otra vez sobre teléfonos y llamadas, pero esta vez nos lleva hacia el sur: Albolote (Granada).

No voy a entrar en el estudio del detalle de las llamadas, primera porque no tengo tiempo, segunda porque no dispongo del Sumario y tercera porque no es necesario para desmontar otra más de sus burdas manipulaciones.

La primera cuestión que me llama la atención es algo a lo que nos tiene Luís del Pino muy habituados: la claridad en aquellos aspectos que le convienen y la oscuridad en los que no le convienen. Nos cuenta (porque esto sí es un cuento) que se encontraron restos de ADN en una sábana y una huella dactilar de Jamal Ahmidan en un vaso de la cocina de esa vivienda (alquilada el día 6 de Marzo de 2004 por Abdenabi Kounjaa -dejó un pasaporte falso con su fotografía como documento identificativo para firmar el contrato- y por Rachid Oulad Akcha -como fiador, según se desprendería del informe pericial que se realizó al contrato-, ambos suicidados en el piso de Leganés) y nos aporta una serie de datos (llamadas telefónicas) para hacernos ver que Jamal Ahmidan no estuvo nunca en esa vivienda de la provincia de Granada. ¿Cómo llega Luís del Pino a esa conclusión? A través de los datos de posicionamiento de las llamadas de los teléfonos de Jamal Ahmidan: nos presenta los datos de las llamadas que no corresponden a la provincia de Granada para demostrarnos que eso significa que no estuvo nunca en Granada. Eso sí, para cuadrar sus afirmaciones categóricas hemos de dar por supuesto que los días 7, 9, 13, 14, 15, 16, 24, 26, 28, 29, 30 y 31 de Marzo de 2004 (días en los que no consta ninguna llamada de Jamal Ahmidan), porque nos lo ha dicho Luís del Pino, Jamal Ahmidan no estuvo en Granada, a pesar de que sus huellas y su ADN aparecieron en la vivienda de Granada.

Pero esta vez Luís del Pino va un poco más allá; no sólo duda de que las huellas encontradas en un vaso o los restos de ADN encontrados en unas sábanas sean verdaderos, sino que incluso sospecha que las huellas que Asrih Rifaat Anouar (otro de los suicidas de Leganés) dejó estampadas en los azulejos del cuarto de baño de la vivienda de Albolote también son falsas; es decir, que hasta ahora se sabía que la policía había estado plantando mochilas falsas, furgonetas falsas, vasos falsos, libros falsos... pero ahora sabemos que también han plantado cuartos de baño (y que no sea la vivienda entera) falsos. Y los jueces buscando la corrupción urbanística en Marbella.

Pero hay más; Luís del Pino sospecha que los listados de las llamadas han sido convenientemente manipulados por la policía (aunque ahora también están en el punto de mira los directivos y trabajadores de Amena) para hacerlos cuadrar con los datos que acabarían convirtiéndose en la llamada Versión Oficial; lo que llama poderosamente la atención es que, para falsificar los datos, la UCIE haga comprobar a Amena si los primeros datos enviados son correctos, pues la policía detectó algunos errores (esas ubicaciones imposibles de las que habla Luís del Pino para otros casos y que parece ser que sólo él tiene la capacidad de descubrir), que la UCIE no haya falsificado ni una sola llamada -teniendo en cuenta que han sido capaces de falsificar un cuarto de baño- de Jamal Ahmidan o de Asrih Rifaat Anouar para ubicarlos en Albolote o que, teniendo preparada una segunda vivienda para un supuesto plan B en caso de fallar lo que Luís del Pino ha bautizado como el teatro de Leganés (que los suicidas en realidad no se habrían suicidado, sino que se trataría de un montaje de la policía para quitar de enmedio a los sospechosos), la propia policía se equivoque al solicitar al Juez la orden de registro de la vivienda de Albolote (solicitaron en un primer momento el registro del número 2, cuando en realidad la alquilada por los terroristas era la vivienda con el número 4).

La declaración del propietario ante la policía tiene en este caso más validez que la declaración ante el Juez, no porque sea más coherente, sino porque es la única forma que tiene Luís del Pino de encontrar alguna contradicción (evidentemente, no caben las rectificaciones de los testigos cuando sus primeras declaraciones convienen a Luís del Pino, igual que sí caben esas rectificaciones cuando sucede lo contrario).

Y por si fuera poco, todo este teatro (el de las mochilas falsas, el de las furgonetas falsas, el de Leganés, el de las llamadas falsas, el de los cuartos de baño falsos...) se produce ante la mirada incompetente (o, cuando menos, miope) de un tal Ángel Acebes Paniagua, Ministro del Interior cuando acaecieron todos estos hechos: todos los mandos policiales nombrados por los Gobiernos de su propio partido (el Partido Popular) se estuvieron riendo de él plantándole pruebas falsas para echarle del Gobierno mientras le informaban de no se sabe muy bien qué.

jueves, 4 de enero de 2007

¿Qué es lo que no cuadra en Leganés?

Aun con la ventaja que supone disponer de los tomos del Sumario del 11-M que la inmensa mayoría no tenemos, la lectura (parcial e interesada) que del mismo han hecho Luís del Pino, Fernando Múgica o Casimiro García-Abadillo sólo puede ser debida a una clara intención de confundir y sembrar de dudas la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; una confusión de la que me he contagiado (y por la que me siento tremendamente defraudado, tanto por las falsedades que nos han contado como por la aceptación, por mi parte, de unas afirmaciones realizadas por quien ya sabía que mentía). Al no tener la posibilidad de contrastar lo que ellos, Sumario en mano, han venido publicando durante más de dos años, he acabado por asumir parte de su particular versión de los hechos de lo ocurrido en Leganés.

Lo que el Auto de Procesamiento no cuenta

Recordemos, porque se olvida con demasiada facilidad, que los Autos dictados por el juez instructor son de Procesamiento: en este caso, de procesamiento de los 29 imputados y no de los 7 suicidas (a los que no se puede juzgar ni procesar por estar ya muertos).

Aun cuando todos los detalles constan en el Sumario (que se hará público y, por lo tanto, podrá ser consultado por cualquiera), en el Auto de Procesamiento no se suelen incluir (para evitar el ruido excesivo) aquéllos datos sin relevancia procesal para los imputados; y el caso de Leganés es uno de esos aspectos cuya relevancia procesal para los imputados es muy limitada, dado que los 7 suicidas no pueden ser procesados. Entra dentro de lo normal, por lo tanto, que no consten en el Auto de Procesamiento todos los detalles de las peripecias de los 7 suicidas antes de su llegada al piso de Leganés y que sí se incida, por el contrario, en otros detalles que sí tienen relevancia para Abdelmajid Bouchar (que sí está procesado), como su identificación o su pertenencia al mismo grupo terrorista que los suicidas.

Y eso es lo que ha hecho el Juez: en el Auto de Procesamiento ha incidido en la identificación de Abdelmajid Bouchar, porque la identificación de los responsables de la muerte del GEO Torronteras y de las heridas al resto de policías intervinientes en el asalto al piso de Leganés quedó suficientemente acreditada con los análisis forenses de sus restos y con la comprobación de que ninguno de los que se encontraban dentro del piso pudieron huir por el jardín.

Lo que nos han contado los conspiracionistas

La fuente de la que han tomado los datos de lo ocurrido en Leganés los conspiracionistas es la misma que la que ha tomado el juez instructor para dictar el Auto de Procesamiento: el Sumario del 11-M. Sin embargo, mientras el juez ha cumplido su cometido al filtrar los datos irrelevantes para el procesamiento de los actuales imputados (omitiendo algunos detalles que sí constan en el Sumario del 11-M), los conspiracionistas han tomado sólo los datos que más les han interesado para mantener las ventas de sus novelas y periódicos (que, aunque es su cometido y lo han cumplido con creces, no repercute en el proceso judicial en marcha, sino que tiene repercusiones en la sociedad y, por lo tanto, en la formación de la opinión sobre el proceso judicial y las investigaciones).

Tengamos en cuenta que es la lectura parcial del Sumario del 11-M la que ha permitido a los conspiracionistas encauzar a una opinión pública que no dispone de los datos suficientes para contrastar la información publicada en algunos medios; aunque yo personalmente esperaba las aclaraciones en el juicio oral (a preguntas de las defensas), la Fiscalía ha adelantado, en su Escrito de Calificación Provisional, algunas de las respuestas que muchos esperábamos para dentro de unos meses. Aunque desmentir las noticias periodísticas no es función de la Fiscalía, es de agradecer la clarificación de algunos de los hechos que han sido utilizados hasta la saciedad por algunos para desacreditar la labor tanto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como del resto de instituciones públicas (incluida la propia justicia que tiene que juzgar a los actuales imputados); aunque no tengan utilidad procesal, servirán al menos para frenar el frenesí de falsas acusaciones de los últimos meses.

Lo que en realidad consta en el Sumario

A las 15:15 del día 3 de Abril de 2004, el Comisario Gómez Menor llama desde la Comisaría General de Información para avisar de que es posible que se hubiese localizado un piso, en las inmediaciones de Leganés, en el que podrían estar alojados algunos de los terroristas del 11-M; es a esa hora, por lo tanto, cuando se localiza la llamada de la que habla la Fiscalía (en un repetidor de la calle Holanda de Leganés, a algo más de 1 Km. al sureste del piso de la calle Carmen Martín Gaite). A la llamada desde la CGI acuden varios dispositivos de la Unidad Central de Información Interior (porque Leganés estaba asignada a esta unidad) y de la Unidad Central de Información Exterior (que son avisados también al tratarse de terrorismo islamista). La llamada se localiza en dicho repetidor y no en el mismo piso de Leganés, por lo que las unidades se dirigen a los alrededores del repetidor (en la calle Holanda) en coche para buscar la finca exacta; pasadas las 16:00 (cuando todavía no se tiene constancia de la vivienda exacta en la que podían estar los terroristas y tras un período de tiempo no especificado), Abdelmajid Bouchar deposita una bolsa de basura fuera de los contenedores y dos de los policías (que estaban a unos 100 metros del portal y fuera del coche policial), al ver que acelera el paso y empieza a correr, salen en su persecución, que duraría unos 15 minutos según la declaración de uno de ellos. Según esta misma declaración, los dos policías salieron de Canillas sobre las 16:00 (se tarda unos 20 minutos en recorrer los 22 Km. que separan ambos lugares), estuvieron esperando en las inmediaciones del piso de Leganés hasta que vieron dos coches policiales y estuvieron hablando sobre lo acaecido hasta el momento (en el exterior del coche policial y a la espera de localizar el piso exacto en el que podían encontrarse los terroristas) hasta que vieron a Abdelmajid Bouchar (podríamos estar hablando de las 17:00) y acabó su persecución; con posterioridad (sobre las 17:15) volvieron a las inmediaciones del piso, recogieron la bolsa de basura, la depositaron en el coche policial y se escucha la primera detonación (teóricamente, un disparo desde el interior del piso, que se repetiría, según la declaración del policía, en hasta 8 ocasiones). En esos momentos es cuando el policía consigue divisar en una de las ventanas del piso cómo un hombre delgado de unos 30 años y con barba se asoma en dos ocasiones, bajando la persiana de la ventana la segunda vez (en reconocimiento fotográfico reconocería que se trataba de Mohamed Oulad Akcha, uno de los suicidas de Leganés).

Antes de las 18:20, según el propio Atestado, se solicita la orden de registro del piso (tras producirse los primeros disparos desde su interior, que en el Atestado se sitúan tras la persecución y pasado un tiempo desde que se realizan las gestiones para determinar el piso exacto, lo que podría situar esta solicitud entre las 17:15 y las 17:30) y se establece un dispositivo de vigilancia y control sobre la vivienda; según la declaración del policía, la UIP no llegó hasta media hora después de los primeros disparos para realizar el desalojo controlado de los vecinos, y el aviso a los GEO no se produciría, según el Atestado, hasta las 18:20 (mientras se procedía con el desalojo).

Poco después (sobre las 18:45, según el Escrito de Calificación Provisional de la Fiscalía) se inicia una persecución y se produce un tiroteo en las inmediaciones de la Estación de Zarzaquemada (entre la calle Holanda -ubicación del repetidor en el que se localizó la primera llamada- y el piso de Leganés) entre la policía y personas de raza árabe, que emprendieron la huída con un Renault Megane de matrícula J-2106-AC y consiguieron refugiarse en el piso de Leganés (saltándose, por lo tanto, el dispositivo de vigilancia y control, que en esos momentos parece que era más bien escaso en cuanto a efectivos policiales se refiere); es pocos minutos después, según la declaración del policía, cuando aparecen efectivos policiales por todas partes -posiblemente provenientes o alertados por la persecución y el tiroteo- y cuando llegan los GEO (sobre las 19:00, media hora después del desalojo de los vecinos, y escalonadamente). Que el dispositivo inicial era escaso en efectivos se desprende de la propia declaración del policía, en la que indica que tras la explosión del piso tuvieron que comprobar si en el jardín podía haberse escondido alguno de los inquilinos del piso, que podría haber bajado de la vivienda antes de que los GEO se hicieran cargo del dispositivo de vigilancia y control. Es de destacar que la Estación de Zarzaquemada también fue desalojada, según informó El Mundo en su edición digital, lo que confirmaría que los efectivos policiales estarían dispersos en varias zonas de Leganés antes de la persecución y que, una vez refugiados los terroristas en la vivienda, acudieran todos a la calle Carmen Martín Gaite.

A las 19:00 es cuando Jamal Ahmidan llama a su madre para despedirse; a las 19:30 llama el hermano de Abdennabi Kounjaa al 091 para avisar de una llamada recibida de su hermano en la que asegura que dispone de explosivos y que los hará estallar si no se retira la policía (información que llegó a los GEO durante el desarrollo de la operación y que, por lo tanto, conocían la posibilidad de que usaran explosivos si intentaban entrar en la vivienda); a esa misma hora llama también al 091 el hermano de Jamal Ahmidan para avisar de una llamada recibida de su madre en la que asegura que su hermano va a inmolarse ese mismo día. Del uso de inhibidores de ondas (para evitar las comunicaciones por teléfono móvil) no se tiene constancia alguna hasta que los GEO han iniciado ya la operación (es decir, con posterioridad incluso a las llamadas al 091); de hecho, tal y como explica Luís del Pino en su Enigma nº 26, las llamadas de los terroristas se producen desde las 18:57 (poco después de la persecución desde la Estación de Zarzaquemada hasta el piso de Leganés) hasta las 20:01 (unos minutos después de que los GEO dieran inicio a su operativo).

Poco después de las 19:45 se inicia la operación de los GEO (ya bajo el mando de los principales responsables policiales), durante la cual se produce algún disparo (tres o cuatro) por parte de los inquilinos del piso antes y después de volar la puerta de la vivienda (a las 20:58, tras haber ordenado el subdirector a las 20:30 que tres horas eran suficientes para iniciar el procedimiento -lo cual supone que la operación se inició sobre las 17:30, hora que coincide con la solicitud de la orden judicial de registro del piso-) y, finalmente, cuando se procede al disparo de gases lacrimógenos hacia el interior de la vivienda, los terroristas hacen estallar las diferentes cargas de dinamita de las que disponían, produciendo la muerte del GEO Torronteras (por un traumatismo cráneo-encefálico en la parte trasera de la cabeza -por una colisión al salir despedido por la onda expansiva de la explosión- y por un fragmento de gran tamaño de un ladrillo que le seccionó la vena y la arteria femorales, según consta en su autopsia) y heridas a otros 18 policías (14 de ellos pertenecientes a los GEO, habiendo sido algunos despedidos hasta el césped de la piscina de la vivienda por efecto de la onda expansiva).

Las investigaciones posteriores permitieron deducir que Allekema Lamari y Mohamed Oulad Akcha fueron los que iniciaron la carga explosiva (eran los que estaban más cercanos al foco de la explosión), que Rachid Oulad Akcha y Jamal Ahmidan estaban a continuación de los anteriores (también muy cercanos al foco de la explosión) y que Asrih Rifaat Anouar, Abdennabi Kounjaa y Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet estaban más alejados del foco de la explosión y parapetados tras algún objeto. El informe médico-forense y el informe radiológico de los restos confirmarían que las siete muertes tuvieron una etiología de carácter suicida.

En el desescombro de la vivienda se localizaron numerosas muestras tanto de ADN como de huellas dactilares que permitirían identificar a varios de los sospechosos, así como numerosos envoltorios de dinamita (equivalentes a unos 90 Kg) con sus correspondientes números de serie, que permitirían averiguar el origen exacto de la Goma-2 ECO adquirida por Jamal Ahmidan para cometer los atentados y dos reivindicaciones de los atentados grabadas en vídeo por tres individuos y cuyo locutor resultaría ser Jamal Ahmidan.

Conclusión

Se le pueden dar vueltas y más vueltas a las declaraciones que pueden consultarse en el Auto de Procesamiento para marear la perdiz (esa es la función de los conspiracionistas), pero, como puede observarse, no es tan complicado comprobar que esas declaraciones, aun pudiendo errar en algunos minutos o en algún detalle concreto (que se puede corregir o contrastar consultando otras declaraciones), parecen bastante fieles a lo que ocurrió en Leganés.

Por suerte, la función del Tribunal es clarificar los hechos (y no enturbiarlos, como han hecho hasta ahora de forma interesada los conspiracionistas); y de las declaraciones y documentos aportados al Sumario del 11-M se desprende que la única actuación extraña en Leganés fue la de los terroristas, que la emprendieron a tiros contra los policías, que protagonizaron una persecución en coche y que acabaron volándose con Goma-2 ECO en un piso alquilado por uno de los sospechosos y llevándose por delante la vida de un GEO.

Lo demás, pese al ruido conspiranoico, parece mostrar con bastante fidelidad lo que ocurrió en Leganés.

Nota ampliatoria: En Desiertos Lejanos hay disponible una lista de Preguntas Frecuentes (FAQ) sobre Leganés, donde puede encontrarse más información sobre las afirmaciones que sobre este mismo asunto han venido realizando los conspiracionistas.

blog counter