viernes, 13 de octubre de 2006

Auto destructivo

El Auto dictado el pasado día 10 por Garzón va a tener consecuencias de envergadura para la credibilidad de las teorías del Golpe de Estado y para los teóricos que las han estado sustentando durante estos últimos meses. No sólo porque ha desmoronado las acusaciones sobre el supuesto intento del Ministerio del Interior por ocultar o falsificar pruebas que incluyeran a ETA como partícipe o colaboradora en los atentados del 11-M, sino porque supone justamente lo contrario: se ha intentado incluir a ETA como colaboradora o partícipe de los atentados del 11-M falsificando informes.

Tramitación del informe pericial 48-Q3-05

El 21/03/2005, tres peritos firman un informe pericial referente a la aparición de una sustancia blanquecina en el registro del domicilio de Hassan El Haski en Lanzarote; el resultado de dicho informe concluye que se trata de ácido bórico. Adicionalmente, los peritos incluyen unas observaciones, en las que se hace referencia a otros dos informes periciales relacionados con hechos terroristas en los que se encontró también ácido bórico: el 524-Q1-99 (en el que se encontraron 2,1 Kg de ácido bórico en el registro del domicilio de un antisistema) y el asunto 868-Q1-01 (en el que se econtró ácido bórico en el registro de un piso franco de ETA); en esas observaciones se incluye la posible relación entre los tres casos en los que ha aparecido esta sustancia, incluyendo la posibilidad de que se trate de los mismos autores (Hecho Primero, en la página 1 del Auto).

Este informe inicial es entregado por uno de los peritos a su superior (el Jefe de Laboratorio), que considera fuera de lugar las observaciones acerca de la relación entre los tres casos y le indica que rectifiquen dicho informe eliminando esas observaciones, a lo cual se niega su subordinado, proponiéndole éste la reasignación del caso a otro perito y entregándole a su superior una copia del informe original en formato Word para que lo modificara el nuevo perito asignado al caso (Puntos 2, 3 y 4 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12 del Auto).

El Jefe de Laboratorio se reasigna el caso a sí mismo, modificando el informe inicial sin incluir las observaciones (que, aun así, pudieron ser incluidas por los tres peritos en el informe pericial oficial y definitivo mediante nota informativa debidamente sellada, tal y como se les invitó a hacer tras rechazar la modificación del propio informe) y firmando de nuevo el informe como perito facultativo; este informe modificado es el que se autentifica mediante el sello oficial de la Comisaría General de Policía Científica y el que se remite a la Comisaría General de Información para que sea trasladado al Juez instructor del 11-M (Puntos 4 y 5 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12 del Auto). En el Libro Registro de Muestras se sustituye el nombre del perito inicial por el del Jefe de Laboratorio (mediante tippex), manteniéndose la firma del perito receptor (Punto 1 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12 del Auto).

Ocultación de informes y datos adicionales

En las observaciones realizadas por los tres peritos se ocultan varios datos que son de especial relevancia para poder realizar la observación final respecto a las posibles relaciones entre los tres registros en los que ha aparecido el ácido bórico (Razonamiento Jurídico Primero, en la página 6 del Auto).

El informe 222-Q1-00, ampliatorio del 524-Q1-99 y firmado por dos de los peritos redactores del informe 48-Q3-05, no se incluye entre las referencias a anteriores pericias en las que aparece ácido bórico; en ese informe 222-Q1-00 se especifica que el ácido bórico no es una sustancia explosiva ni incendiaria (Puntos 4.(a), 4.(b) y 10.(b) del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en las páginas 7 y 8 del Auto).

Tampoco se incluye el informe 738-Q1-04, referente a la explosión de un taller de aparatos pirotécnicos, si bien este caso no tiene relación con hechos terroristas (Puntos 4.(d) y 10.(b) del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en las páginas 7 y 8 del Auto).

Además de la ocultación de estos dos informes en las referencias a anteriores casos en los que aparece ácido bórico, en el Auto se destaca que el informe 524-Q1-99 y el ampliatorio de éste (222-Q1-00) no corresponde a hechos terroristas, pues uno de los peritos que los redactaron reconoce que se remitieron al Juzgado de Instrucción nº 20, que no tiene competencias en delitos terroristas (Punto 5.b) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 11 del Auto).

De mayor importancia que lo anterior es el hecho de ocultar que el ácido bórico necesita de otras sustancias para poder ser utilizado en explosivos, como TNT o mezclas sensibles a condiciones de PH básico (alcalino) que contengan aluminio (Puntos 1, 2 y 3 del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 7 del Auto).

Por último, en el informe final sobre el registro del piso franco de ETA ni tan siquiera se hizo mención a la presencia de ácido bórico en la vivienda, por lo que el informe 868-Q1-01 no fue remitido al Juzgado Central de Instrucción nº 4 ante la ausencia de conexión con el objeto investigado (se consideró acreditado que su uso era como producto de higiene personal y, por lo tanto, dicho informe quedó meramente como de uso interno), lo que se confirma tras la revisión de todos los manuales de explosivos intervenidos a terroristas de ETA, en los que no se hace mención alguna al ácido bórico como componente o material utilizado para la fabricación de explosivos. A esto habría que añadir la ausencia de mención a esta misma sustancia en los manuales encontrados en memorias externas en el piso de Leganés (donde se suicidaron siete de los sospechosos de los atentados del 11-M) (Puntos 6, 7, 9 y 10 del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en las páginas 8 y 9 del Auto, y Punto 2 de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 9 del Auto).

Posterior impresión y firma del informe 48-Q3-05

El 11/07/2006, tras la petición por parte del Ministerio del Interior de todos aquellos informes relativos a posibles relaciones entre ETA y el terrorismo islámico (incluido el 11-M), uno de los peritos que redactaron y firmaron el primer informe el 21/03/2005 comprueba que dicho informe no fue remitido a la Comisaría General de Información, sino que a ésta se le remitió el informe modificado por el Jefe de Laboratorio (de fecha 22/03/2005 y sin las observaciones).

Este perito, que conservaba la redacción original del informe rechazado por sus superiores en un disco en su poder (no estaba disponible en los ordenadores de la Comisaría General de Policía Científica), lo volvió a imprimir ese mismo día (el 11/07/2006) y lo dio a firmar a los otros dos peritos; realizó una copia del mismo y se la entregó a Andradas, el superior jerárquico del Jefe de Laboratorio, como si fuese el informe 48-Q3-05 definitivo que se le había remitido a la Comisaría General de Información en Marzo de 2005 (el autentificado y visado con el sello oficial de la Comisaría General de Policía Científica) (Punto 6 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12 del Auto y Puntos a, b y c del Razonamiento Jurídico Tercero, en la página 13 del Auto).

Control de calidad

Garzón requirió la documentación interna de control de calidad vigente en la Comisaría General de Policía Científica (Punto 3 del Hecho Segundo, en la página 3 del Auto); el Manual de Normas de Procedimiento, confeccionado en Septiembre de 1995, es de obligado cumplimiento para todas las Unidades de esa Comisaría y es considerado el elemento fundamental de la política de calidad (Puntos 3.a) y 3.b) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 9 del Auto).

En base a ese manual, y teniendo como objetivo la acreditación de sus procedimientos a nivel internacional, se redactó en Junio de 2000 el Manual de Calidad para el Laboratorio de Biología-ADN, cuyo contenido no es otro que la plasmación por escrito de las normas y procedimientos que se venían desarrollando en todos los laboratorios (Punto 3.c) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 9 del Auto).

En este último Manual constan por escrito las funciones del Jefe de Laboratorio, entre las cuales se encuentra la revisión de los informes periciales. Asimismo, es función del Director Técnico la aprobación definitiva de esos informes periciales (Punto 3.c) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 10 del Auto).

Según este mismo Manual, en el apartado de Observaciones de los informes periciales deben hacerse constar las muestras que se remiten con el informe pericial, las que se agotaron en el análisis o las que quedan conservadas en el Laboratorio (Punto 3.c) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 10 del Auto).

Libro Registro de Muestras

Garzón considera que no ha existido ningún tipo de ocultación en este Libro Registro (que es de carácter interno y, por lo tanto, no oficial), pues en él se reflejan el origen (el receptor de las muestras, cuya firma no ha sido modificada), el cambio (sustitución de un perito por el Jefe de Laboratorio) y el resultado final (Punto 1 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12 del Auto).

Aunque no entra a valorar si el procedimiento del cambio (el tippex) es más o menos correcto, sí destaca que es un procedimiento habitual (este Libro contiene numerosas rectificaciones con tippex), que los cambios los realiza el funcionario encargado del Libro y que, por lo tanto, este procedimiento no resulta ilícito ni oculta nada en este caso concreto (Punto 1 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12 del Auto).

Intencionalidad

Las afirmaciones contenidas en los tres apartados de las Observaciones incluidas en el informe inicial 48-Q3-05 quedan seriamente en entredicho tras comprobar la ocultación tanto de otros informes sobre el ácido bórico como otra serie de datos relevantes que afectarían a esas afirmaciones. Según el criterio de Garzón, esas ocultaciones son premeditadas con el fin de generar una apariencia, sin sustento real alguno, que vinculara a la organización terrorista ETA con los atentados terroristas del 11 de Marzo de 2004 en Madrid (Punto 4 del Razonamiento Jurídico Cuarto, en la página 14 del Auto).

Al menos uno de los peritos conocía el rechazo del informe inicial 48-Q3-05, pues el original presentado ante el Jefe de Laboratorio nunca le fue devuelto con el correspondiente sello oficial autentificando el informe; si a esto añadimos que este mismo perito le facilitó a su superior una copia digital en formato Word para ser modificada por el perito al que se le reasignara el caso, la intencionalidad a la hora de imprimir, firmar y presentar como oficial un informe rechazado previamente es obvia (Punto 6 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12 del Auto).

Inocuidad del ácido bórico en relación con hechos terroristas

Dado que no se encontró ninguna otra sustancia con la que, mezclada con el ácido bórico, pudiera establecerse alguna posibilidad de sospechar que su uso estaba destinado a la elaboración de explosivos en cualquiera de los registros citados en la observación 1ª del informe inicial, que en el caso del registro del piso franco de ETA ni tan siquiera se tuvo en cuenta esa posibilidad (siendo expulsada del informe pericial, tal y como correspondía según las normas de calidad) y que en el caso del registro al antisistema hubiese sido suficiente incluir el informe ampliatorio, ocultado por sus propios autores, para descartar su uso como explosivo o como sustancia incendiaria, la observación 1ª del informe de los tres peritos es considerada por Garzón incompleta de forma intencionada (Punto 5.a) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 10 del Auto).

Garzón no considera cierta la afirmación de la observación 2ª, ya que en el caso del registro al antisistema no se trataba de un asunto relacionado con el terrorismo y en el caso del registro del piso franco de ETA no se incluyó el ácido bórico en el informe pericial sobre explosivos (Punto 5.b) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 11 del Auto).

En cuanto a la observación 3ª, Garzón considera intencionada la ocultación de los datos referentes a otros usos del ácido bórico como parte de algún explosivo, por cuanto que la ausencia del resto de sustancias necesarias para su uso como tal hubiese invalidado la segunda parte de esa misma observación (la que considera como posibilidad que los tres registros en los que aparece ácido bórico estén relacionados entre sí), que Garzón considera delirante y sin el menor rigor científico o real (Punto 5.c) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 11 del Auto).

Por todo esto, se considera no sólo oportuno, sino la única medida legal y posible de acuerdo con las normas de calidad vigentes en la Comisaría General de Policía Científica, la eliminación de esas observaciones (Punto 5 del Razonamiento Jurídico Cuarto, en la página 14 del Auto).

Falsificación del informe 48-Q3-05

La impresión, firma y entrega, el 11/07/2006, de un documento inicialmente rechazado el 21/03/2005 por sus deficiencias en las observaciones emitidas por los tres peritos, es sólo el inicio de la falsificación documental llevada a cabo por estos tres peritos. Tras la impresión y la firma, se entrega copia a su superior, dando a entender que los tres peritos conservaban el original del informe 48-Q3-05 (Punto c del Razonamiento Jurídico Tercero, en la página 13 del Auto).

El original de dicho informe (el 48-Q3-05 firmado teóricamente el 21/03/2005) fue entregado por uno de los peritos ante Garzón, momento desde el cual tomó carácter oficial (antes no lo fue nunca por carecer de los sellos que autentificarían su validez oficial); sin embargo, la firma de dicho documento, tal y como reconocieron los tres peritos, se realizó el 11/07/2006; y se firmó en esa fecha con la intención de sustituir al informe oficial (autentificado mediante los correspondientes sellos oficiales) y definitivo (tras las correcciones correspondientes por parte de quien tiene asignadas las funciones de revisión de informes periciales) 48-Q3-05 firmado por su superior el 22/03/2005, que era el que constaba en los archivos de la Comisaría General de Policía Científica (en este caso una copia del mismo), en la Comisaría General de Información y en el Sumario del 11-M (Punto 5.c) de las Conclusiones del Apartado [A] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 11 del Auto).

Entre el 11 de Julio y el 21 de Septiembre de 2006, alguno de los tres peritos pone en circulación el informe que fue rechazado el 21/03/2005, remitiéndolo a El Mundo; además de tener acceso a ese documento sólo el poseedor del disco en el cual estaba grabado (no estaba en el sistema de archivos de la Comisaría General de Policía Científica, sino en un disco guardado en el cajón de la mesa de uno de los peritos), el documento grabado y el documento remitido a El Mundo contienen el mismo error en la 8ª línea de la 2ª página (Juzgado Ventral en lugar de Juzgado Central) y las firmas son idénticas, por lo que lo tuvo que hacer público alguno de los tres peritos que lo firmaron (Punto d del Razonamiento Jurídico Tercero, en las páginas 13 y 14 del Auto).

Consecuencias del Auto

Aunque las consecuencias directas del Auto han sido la imputación de tres peritos por falsificación en documento público, las consecuencias reales son, como he mencionado al principio del artículo, mucho más amplias.

Las contínuas acusaciones de falsificación y ocultación de pruebas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con la finalidad de ocultar una posible participación de ETA en los atentados del 11-M han sufrido el primer revés judicial en la primera denuncia realizada ante un juzgado.

Este revés ha supuesto, en primer lugar, la pérdida de credibilidad en unas acusaciones que hasta el momento se habían quedado en el ámbito de algunos medios de comunicación; y, como consecuencia de esa pérdida de credibilidad en las acusaciones, ha supuesto también una pérdida de credibilidad de quienes las han hecho públicas y de quienes las han respaldado mediáticamente e incluso políticamente.

Políticamente, y tenindo presente que el único partido con representación parlamentaria que ha dado pábulo a esas acusaciones de falsificación y ocultación de pruebas ha sido el Partido Popular, ha supuesto la continuidad de las mentiras que este partido político vertió ante los españoles desde el 11 al 14 de Marzo de 2004 por cuestiones meramente electorales; esto ha supuesto, a su vez, la sensación de que esas acusaciones tienen como única función salvar la vida política de quienes ya mintieron estando en funciones de Gobierno; y ha supuesto, en definitiva, la confirmación de que el Partido Popular mintió y pretende seguir haciéndolo, entonces para renovar el poder que ya tenía y ahora para recuperarlo después de perderlo.

Finalmente, y sin pretender iniciar ningún tipo de teoría o hipótesis, este Auto ha supuesto el inicio de las sospechas hacia el lado contrario al que hasta ahora se dirigían las acusaciones de ocultación y falsificación de pruebas, pues podría entenderse perfectamente que hubiese quien esté interesado en que ETA aparezca en el Sumario, aun sin pruebas y caiga quien caiga. ¿Se iniciará una nueva teoría de la conspiración, ahora en el sentido contrario y teniendo como sospechosos a quienes ahora acusan?

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr. Garzón:

(1) si en un próximo futuro se encuentra alrededor de sendos 1,5 Kg de ácido bórico a varios comandos terroristas, este hallazgo ¿será un agravante o un eximente para los comandos?.

(2) si le pillan sendos paquetes de 1,5 Kg de clavos a varios comandos terroristas, y dado que usted ha dejado sentado que el ácido bórico no es explosivo ni sirve para fabricar bombas, se supone que tampoco lo son los clavos, este hallazgo ¿será un agravante o un eximente para los comandos?.

(3) por último, sr. Garzón, en adelante cualquier terrorista podrá llevar encima toda la cantidad de ácido bórico y clavos que deseen sin que este hecho despierte ninguna sospecha, ¿verdad?.

Mangeclous dijo...

Anónimo: eso dependerá de cada caso. Lo que no puedes hacer es relacionar a dos terroristas simplemente porque ambos tienen en su casa un kilo de clavos -eso de si constituirá "eximente" es irse por los cerros de Úbeda-.

Elkoko: creo que hay otra prueba más de que los peritos sabían que su informe no había sido el definitivo. Por lo visto, los informes definitivos se guardan en sobres. Cuando les pidieron los informes a los peritos en julio, fueron a buscarlo al sobre y el que estaba allí era el definitivo, no el suyo. A la vista de lo cual, hicieron lo que sabemos... Esto del sobre lo he leído hace poco en LD, si no recuerdo mal.

Saludos.

ElKoko dijo...

mangeclous:

Correcto, así es. Consta también en el Auto (Punto 5 del Apartado [B] del Razonamiento Jurídico Segundo, en la página 12).

Lior dijo...

Sr. Anonymous:

(1) ¿Ácido Bórico + Clavos = Explosivo?

QUEREMOS SABER

(2) ¿Ácido Bórico + Clavos = Explosivo?

QUEREMOS SABER

(3) ¿Ácido bórico + Clavos = Explosivos?

QUEREMOS SABER

De todos modos el razonamiento ya te lo han hecho tanto ElKoko como Mangeclous. Por cierto, si te lees el auto del Sr. Garzón, verás que el también ha hecho ese razonamiento.

ElKoko, gracias por el esfuerzo.

SALUDOS

Evaristo dijo...

Qué comentario más ridículo el del anónimo (con todo el respeto, pero es que me lo parece). Viene a ser la enésima utilización de esa mezcla entre falso dilema y argumento ad ignorantiam con el que empezaron los enigmas y agujeros: "¿tú puedes afirmar que ETA no participó en el 11M?", "¿tú ya lo sabes todo como Zapatero?", "1,5 kg de ácido bórico serán agravante o eximente?

Con lo fácil que es reconocer que en este tema el perito Escribano sólo ha servido para desprestigiar aún más la teoría conspiracionista.

PD: Enhorabuena por la migración a Blogger Beta.

Anónimo dijo...

Sr. Anónimo,

El ácido bórico o los clavos por sí mismos no son eximentes ni agravantes. Depende para qué o en qué situación se encuentren.

Del ácido bórico no tengo ni idea para qué sirve.

Los clavos, pues depende.

Si en el hipotético caso de que a un antisistema o a un etarra se le encuentren unos kilos de clavos y nada más, eso por sí mismo no es agravante ni eximente. No es nada.

Ahora bien, si se le encuentra al mismo tiempo un explosivo junto con un paquete de clavos, entonces sí, el paquete de clavos es un agravante pues desde luego un explosivo con metralla puede causar más víctimas potenciales que sin ellas. Pero aún así un buen abogado podría tener cien mil argumentos para rebatir que los clavos eran para ser usados como metralla.

En conclusión. Eximente nunca. Agravante -en el caso de los clavos- pues depende si va acompañado o no de explosivo.

Diego Calleja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Calleja dijo...

Gracias, por el artículo, excelente como siempre.


Lo del ácido bórico siempre me llamó la atención. Ignorando toda la trama de supuestas manipulaciones o no manipulaciones, ¿no es sospechoso que unos peritos intenten vincular a ETA con el 11-M a través de un insecticida? Si no saben que es el ácido bórico que investiguen.

Pero no, en este informe no uno, sino hasta tres peritos firman el informe que dice que usar el mismo insecticida que ETA te vincula con ellos.

Y PJ y LdP no encuentran sospechoso eso ni se plantean investigar esa "minucia", a diferencia del resto de minucias absurdas del 11-M que si han investigado. No, lo que importa es que el que un superior, legal o ilegalmente, intente tapar algo que es una gilipollez. Los peritos eran unos profesionales y estaban haciendo su trabajo...me pregunto a que "trabajo" dice PJ que estaban haciendo a la mar de bien, quizas él lo sepa mejor que nadie...

Aunque una de mis preguntas preferidas sobre todo este asunto es: Si el atentado se preparo, como afirma el propio Aznar, alrededor del 2001 y como él dice no fue una respuesta directa a la participacion en irak...¿como es posible que el psoe estuviera detrás de un atentado que planeaba utilizar irak como elemento psicologico que moviera a las masas votantes al psoe tras un atentado por islamistas radicales, si lo de irak no habia empezado cuando se planeo el 11-M?

Ah ¿y desde cuando los musulmanes radicales son suicidas natos? Para estrellar un coche bomba o un avion contra un objetivo hace falta un suicida, pero si pueden hacer explotar unas mochilas y librase pues es obvio que lo hacen, que no son tan gilipollas como para quemar sus bases si pueden evitarlo

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Me quito el cráneo. Rotundos resultados. La parte jurídica, que es de lo que puedo hablar, está curradísima. A seguir así: ánimo.
Un fuerte abrazo
ATMC

ElKoko dijo...

Peritos

Queda todavía mucho por dilucidar sobre la falsificación: las verdaderas razones de la misma. Y es que hay algunas cosas que no acaban de cuadrar en toda esta historia.

En primer lugar, falta por aclarar si fue a iniciativa propia de alguno de los peritos; y si fue a iniciativa propia, todavía quedan algunas preguntas por responder. ¿Qué les movió a pensar que sus superiores estaban filtrando los informes que se referían a ETA? ¿Son lectores habituales del Blog de Luís del Pino y se peonizaron? ¿Por qué intentan que su informe llegue de forma ilegal al Juez del Olmo y, al mismo tiempo, se lo facilitan a El Mundo para que lo publique?

Sin embargo, una acción como ésta a iniciativa propia no parece lo más probable; tendría mucho más sentido, por otra parte, algún tipo de instigación (con garantías de protección), más que una colaboración en el sentido estricto de la palabra.

Todo parece indicar que se trató de algún tipo de iniciativa externa a la policía (léase Luís del Pino o Casimiro García Abadillo, por ejemplo) con garantías de nulas repercusiones penales; sin embargo, algo debió fallar, bien sea por falta de alguna información de los peritos a los instigadores, bien sea por alguna cuestión que no tuvieron en cuenta los propios instigadores.

Tal vez una de las principales causas esté en las noticias inmediatamente anteriores a la noticia de la falsificación, que pudieron tensar demasiado la cuerda y El Mundo tuvo que arremeter con más ímpetu del previsto inicialmente (acusación directa de falsificación al Ministerio del Interior).

Tal vez sea este hecho el que ha desatado las posteriores reacciones inmediatas, seguramente no esperadas por El Mundo, de Garzón: tras la experiencia del GAL, y antes de iniciar una nueva etapa de varios años de publicaciones periodísticas acusando (unas veces con razón, pero la mayor parte de ellas sin ella), se comprueban las acusaciones y se deja en manos de la Justicia el posible hilo conductor de esas supuestas falsificaciones.

Desde luego, El Mundo no podía esperar una reacción tan contundente como la que finalmente ha acaecido. Si realmente hay sospechas de algo, las próximas revelaciones habrán de tener mucha más consistencia que la del ácido bórico; y, además, habrán de comprobarse mucho más minuciosamente las fuentes de las que se está nutriendo ese periodismo de investigación que tan buenos resultados dio en el GAL y que tan mal ha empezado con el 11-M.

Veremos qué es lo que pasa estos próximos días.

P.D.: Gracias a Diego y a AnteTodoMuchaCalma.

ElKoko dijo...

Y gracias también a Evaristo.

AnteTodoMuchaCalma dijo...

Estimado ElKoko:
La verdad es que no es de descartar algo así: téngase en cuenta las MILLONADAS que están en juego en este perverso juego editorial, al que han saltado para hacer su agosto también EL PAÍS o el ABC (no lo hicieron mientras no estuvo claro que El Mundo se disparaba en lecto9res gracias a la pamema del 11M).
Pero también es posible otra cosa. Lo cierto es que usted está harto de ver cómo esta cuestión genera verdaderas pasiones y dedicaciones sin límite (desde otra perspectiva, también ha reaccionado usted con una dedicación inhabitual, que en su caso es de agradecer). Se han excitado fanatismos que usted conoce bien por sus paseos por el wild side. ¿Por qué no pensar que hay quien dedica no sólo su tiempo libre... sino también los recursos estatales que debe administrar para otros fines?
Saludos
ATMC

blog counter