sábado, 19 de agosto de 2006

Los sospechosos (II)

Allekema Lamari

Es uno de los terroristas que se suicidó en Leganés el 03/04/2004; no se le puede acusar, por lo tanto, de ningún delito, aunque sí se han investigado sus relaciones con el resto de acusados para determinar el papel que jugó en la preparación, elaboración y ejecución de los atentados.

Llegó a Alicante, desde Orán, en 1992; cinco años después (en Abril de 1997) fue detenido (en la Operación África) por ser miembro del GIA argelino junto a otras 10 personas; en el registro de la pensión en la que residía se le incautaron una pistola Rhoner, un revólver en mal estado y varios ejemplares del boletín del GIA (Al Ansar), junto a varios vídeos sobre muyahidin y documentación falsa. La Audiencia Nacional lo condenó a 14 años de prisión por preparar actos terroristas, aunque su abogado consiguió que la condena se le rebajara a 7 años; salió de prisión a finales de Junio de 2002.

En Octubre de 2003, Allekema Lamari fue visto al menos en dos ocasiones, acompañado de Mohamed Afalah y Sarhane "El Tunecino", en las reuniones del grupo neo-salafista (jóvenes takfires) liderado por Mustapha Maymouni, a las que también acudía el Grupo de Lavapiés (entre quienes estaba Jamal Zougam).

En una nota informativa del CNI desclasificada (del 6 de Noviembre de 2003), se especifica que, en Octubre de 2003, Allekema Lamari envía 5 giros postales por valor de 150 € cada uno a Nourredine Salim Abdoumalou, Bachir Belhakem, Abdelkrim Bensmail, Mohamed Amine Akli y Souhbi Khouni (todos ellos encarcelados en esas fechas por pertenencia al GIA argelino); el informador especifica que este envío de dinero y el hecho de que se lo haya comunicado al propio informador puede entenderse como una despedida, bien porque fuera a abandonar España o bien porque fuera a cometer una acción violenta de forma inminente. La misma fuente puso en conocimiento del CNI en Septiembre de 2003 que Allekema Lamari podría estar organizando una acción terrorista en España que él mismo se encargaría de ejecutar.

En los últimos meses de 2003, este argelino mantenía contactos con Mohamed Afalah y con Abdelmajid Bouchar, además de acudir a reuniones en las que éstos se encontraban con Said Berraj y con Sarhane Ben Abdelmajid, junto al grupo en el que se encontraba Jamal Zougam. En Noviembre de 2003, Abdelmajid Bouchar, Mohamed Afalah y Allekema Lamari viajan a Valencia (en un Opel Vectra prestado por Jaouad El Bouzrouti) a visitar a Safwan Sabagh.

Respecto al día de los atentados, fue visto al menos por un testigo, junto a otras dos personas, en el tren que después estallaría en la Estación de Santa Eugenia (fue visto en la Estación de Alcalá de Henares).

Sus huellas dactilares fueron encontradas en dos libros árabes (en el piso de Leganés); su ADN se encontró en el piso de Leganés (en sus restos biológicos y en prendas de vestir), en la Renault Kangoo (en una bufanda a cuadros) y en el Skoda Fabia (en prendas de vestir).

Otra nota informativa del CNI desclasificada (ésta de fecha 15/03/2004, es decir, cuatro días después de los atentados), apunta a Allekema Lamari como posible planificador y/o ejecutor de los atentados, dados sus antecedentes y las informaciones obtenidas por informadores de fiabilidad media/alta (se considera que Allekema Lamari tiene el suficiente liderazgo, grado de fanatismo, motivación y capacidad técnica para la preparación, en todos sus detalles, de atentados como los ocurridos el 11-M); en esta nota se advierte de que Abdennabi Chedadi podría formar parte del grupo de personas implicadas en los atentados y de que se esperaban, a corto plazo, nuevas acciones terroristas si Allekema Lamari no era detenido en breve (se señalaban las fiestas de las Fallas de Valencia, dado que Yassine -así se hacía llamar en Valencia- conocía bien la ciudad; ha quedado evidenciado que se equivocaron de lugar, pero no de intenciones -se encontró una bomba el 02/04/2004 en las vías del AVE Madrid-Sevilla con el perfil genético de Asrih Rifaat Anouar, otro de los suicidados en el piso de Leganés). En esta misma nota informativa se advierte de las numerosas medidas de seguridad que adopta Allekema Lamari en sus contactos, así como la no utilización de teléfonos móviles y el envío de dinero de forma periódica a miembros de su red encarcelados.

Una posterior nota informativa del CNI también desclasificada (ésta del 18/05/2004, es decir, una vez suicidado Allekema Lamari en Leganés) recopila todos los antecedentes de Allekema Lamari e incluye una información que revela que pudo salir de España a principios de 2004 utilizando una documentación falsa, pero desechó la oportunidad alegando que su existencia tenía un único objetivo, que no cejaría en su empeño y que no regresaría nunca a prisión. Sus ingresos le llegaban de atracos y robos a traficantes de drogas (por lo que se aseguraba que no sería denunciado). Al final de esa nota informativa se prioriza la identificación tanto de quien realiza la reivindicación de los atentados (el CNI sospechaba que pudiera ser Allekema Lamari) como la identificación de los restos biológicos encontrados en el desescombro del piso de Leganés, pues se consideraba que si no estuviese entre los suicidas podría llevar a cabo nuevos atentados en breve.

Tenemos, hasta ahora, a un terrorista islámico ya encarcelado con anterioridad por pertenecer al GIA argelino y por preparar un atentado en 1997 (Allekema Lamari), que formaría parte del Grupo de Leganés y que, como se ha podido observar, tampoco visitó durante los días anteriores a los atentados los pisos francos donde se habían de preparar las bombas (dados sus antecedentes, no parecía muy conveniente su presencia en ellos); es de destacar su extremo cuidado en sus movimientos, no apareciendo comunicación alguna a través de teléfono móvil.

Y, por otro lado, tenemos a un experto en explosivos (según la propia Al Qaeda) cuyo comportamiento es también muy cauto durante los días anteriores a los atentados (su presencia tampoco sería recomendable en los lugares donde se debían preparar las bombas) y que estaría dentro del Grupo de Lavapiés (hablo ahora de Jamal Zougam).

La relación entre ambos grupos existe, tanto por una llamada (en Febrero de 2004) entre Mohamed Alfalah (del Grupo de Leganés) y Jamal Zougam (del Grupo de Lavapiés), como por la coincidencia en las reuniones del grupo neo-salafista liderado por Mustapha Maymouni.

Tanto Jamal Zougam como Allekema Lamari fueron vistos por testigos en los trenes que estallaron el 11-M, por lo que la participación de ambos en los atentados parece indiscutible.

17 comentarios:

Selma dijo...

¿Era cierta la noticia sobre la confirmación de la identidad de Lamari basada en el adn de sus padres? No he podido encontrar nada al respecto en el auto, pero quizá conste en el Sumario...

Anónimo dijo...

El Koko, ¿podrías aclarar cómo es posible que se acuse de colocar una bomba en el tren de Santa Eugenia tanto a Allekema Lamari como a Jamal Zougham, si en el tren de Santa Augenia sólo explotó una bomba?

Selma dijo...

A Lamari no se le "acusa", pues por motivos evidentes no está procesado. Hay un testigo que dice haberle visto en ese tren (en compañía de otros dos "presuntos" terroristas).
Similar a lo de Zougham: testigos que "aseguran" haberle visto.

El juez se limita a reflejar estos hechos, que sirven como prueba para la acusación, sí; pero es en el JUICIO donde deberá probarse. Se llamará a los testigos, se les hará las preguntas pertinentes por parte de la acusación y la defensa, y se intentará confirmar/desmentir esos testimonios.

En CUALQUIER proceso hay testigos más fiables que otros, pero no -como piensan algunos- porque estén comprados o por maldad; simplemente, "creen" haber visto a X, juran y rejuran que esto es así... pero se equivocan.



¿No entienden que el auto no tiene por qué dar respuesta a toodas las preguntas?

ElKoko dijo...

Anónimo:

Donde vieron colocar una bomba a Jamal Zougam fue en el tren de El Pozo, no en el de Santa Eugenia (en el Enigma 21 de Luís del Pino se cuenta al revés de como aparece en la página 1408 del Sumario, para que parezca todo más irreal: todavía no ha sido rectificada esa información falsa en el Enigma); en el tren de Santa Eugenia vieron a Allekema Lamari con dos personas más (entre las cuales no se puede deducir si estaba Jamal Zougam, según el testigo que las vió); a Jamal Zougam lo vio otro testigo distinto también en el tren de Santa Eugenia, pero no depositando una mochila, sino simplemente dentro del tren.

Lo único que queda por clarificar es por qué Luís del Pino cuenta lo que dice el Sumario como mejor se adapte a sus teorías. ¿Cómo llamamos a eso? ¿Manipulación?

Selma dijo...

Manipulaciones de LdP aparte (por desgracia, hace tiempo que dejé de pensar en que eran problemas de comprensión lectora) la cuestión es que testigos aseguran haber visto a ambos en el mismo tren. La respuesta puede ser así, que uno colocó una mochila y el otro estaba de "acompañante", o puede ser que el testigo se equivoque (como en tantos casos, tantas veces).
Insisto en que esa cuestión ha de resolverse en el juicio, y no hay que buscar tramas conspirativas en lo que son, por ahora, DATOS.

Anónimo dijo...

¿Y tienes algo que decir con respecto al hecho de que la rueda de reconocimiento de Jamal Zougham se hiciera con siete tíos de los cuales el único moro era Zougham?

¿Y con respecto al hecho de que, de los dos testigos iniciales (el de El Pozo y el de Santa Eugenia), uno de ellos diga que Zougham tenía una escayola en la nariz y el otro no?

¿Y con respecto al hecho de que uno de ellos diga que Zougham tenía el pelo de una forma y el otro de otra?

¿Y con respecto al hecho de que uno declare que Zougham iba vestido de una forma y otro de otra?

Resumiendo: si con un gobierno del PP se mete en la carcel a un moro con semejantes testimonios, la que se montaba era buena. Pero en este caso el pobre moro es necesario para que no se desmorone la versión oficial, ¿verdad?

ElKoko dijo...

Hablas como si tuviera que ser Zapatero el que juzgue a Jamal Zougam, y que yo sepa ZP no es Juez. El Gobierno del PP no ha metido a nadie en la cárcel, porque esa no era (ni lo será mientras estemos en un sistema democrático) su función.

Respecto a las diferencias de perspectiva de los dos testigos, la única apreciación que puede diferir es la férula de escayola en la nariz; el resto son detalles que pueden coincidir perfectamente: pelo liso desarreglado no muy largo frente a pelo rizado por los hombros, color de la chaqueta marrón oscuro frente a negra...

Pero esos testimonios, como dice Selma, será el Juez quien decida si son compatibles o no entre sí.

Respecto a la rueda de reconocimiento, los abogados defensores (presentes en la misma) no pusieron ninguna objeción, por lo que dudo que sea como tú lo cuentas y, en todo caso, se hubiera tenido que objetar algo cuando era momento de hacerlo (y no se hizo).

ElKoko dijo...

Selma:

Sobre la identidad de Allekema Lamari, sé que en un principio se dudaba si el séptimo cadáver podría ser el de él, pero no recuerdo haber visto en el Sumario cómo se determinó que era él; es posible que conste en el Sumario, así que si tengo un momento estos días lo consultaré.

A mí me suena haber oido o leido algo de lo del ADN de familiares, pero no te puedo asegurar si es porque lo he leído en el Sumario o porque apareció la noticia en los medios de comunicación...

Anónimo dijo...

Usted se llama a sí mismo "peón gris". Imagino que esto significa que no es del todo un "peón blanco" ni "peón negro". Siguiendo la metáfora, ¿significaría esto que usted no se cree del todo la versión oficial?. Muchas gracias por la respuesta.

ElKoko dijo...

Significa que creo que hay errores e incongruencias en el Sumario que es necesario aclarar antes de llegar al juicio oral para que los culpables paguen por lo que hicieron; y significa que esos errores e incongruencias no forman parte de una trama conspirativa, sino de errores de procedimiento que hay que corregir para evitar futuros casos similares.

Sobre creencias o no creencias, es evidente que la fe en algo no es la forma más racional de condenar a alguien. Y tengo bastante claro que el Sumario no está basado en la fe, sino en investigaciones policiales (más o menos chapuceras y más o menos válidas para un juicio); y también tengo bastante claro que quienes creen que el Sumario es la plasmación de una conspiración para quitar del poder al Partido Popular se basa exclusivamente en la fe, porque no se ha aportado ni una sola prueba que implique a otros sospechosos diferentes de los que hay ahora.

ElKoko dijo...

Y una cuestión más sobre las razones del nombre de este Blog.

Mi principal preocupación es no tener la seguridad de que habrá unos culpables que van a cumplir condena por las casi 200 muertes y por todos los heridos y afectados por los atentados del 11-M. Y esta seguridad sólo me la dará la certeza de que las pruebas que se han aportado van a ser suficientes para condenarlos, porque pueden tener por seguro, tantos los Peones Negros como esos supuestos contrarios de color blanco, que si las pruebas aportadas no son válidas no habrá ningún culpable que pague por las casi 200 muertes. Eso es lo que me preocupa.

Por el contrario, los Peones Negros, bajo el lema Queremos saber la verdad, están más preocupados en implicar a terceros en los atentados (sin que existan pruebas que les incriminen) que en asegurarse de que los culpables van a pagar por lo que hicieron.

Si en el juicio se llega a determinar que las pruebas aportadas no son suficientes y que no hay indicios (porque no los hay) de que puedan haber otros sospechosos distintos a los actuales... ¿con qué cara van a mirar los Peones Negros a las víctimas? Porque no olvidemos que los Peones Negros no buscan clarificar la validez o no de las pruebas (el ejemplo lo tenemos en la metenamina: ni una de las iniciativas de los Peones Negros ha ido en la dirección de preguntarse y asegurarse de si es posible que se contamine una muestra según las explicaciones aportadas por la Fiscalía para poder determinar si esa prueba va a tener validez o no el juicio), sino implicar a otros en los atentados sin aportar ni una sola prueba al respecto. Y eso no es buscar la verdad, sino inventársela.

Anónimo dijo...

Te escaqueas de las preguntas para las que no tienes respuesta.

Con respecto a la rueda de reconocimiento de Zougham, sigues sin decir qué te parece que hagan una rueda de reconocimiento donde el único moro era Zougham. Dices que no sabes si eso es así (parece que lo que no te conviene lo ignoras a placer). Los nombres de pila de las siete personas que compusieron aquella rueda de reconocimiento fueron publicados en su día por El Mundo: André, Martín, Mini, Rubén, José Luis, José y... Jamal.

Así que repito la pregunta: ¿qué te parece que se hiciera una rueda de reconocimiento con un solo moro? ¿Serías tan amable de responder?

Si tu única respuesta es que el abogado (de oficio) no objetó nada, creo que queda bien patente tu interés por saber la verdad.

ElKoko dijo...

Ruedas de reconocimiento

Las ruedas de reconocimiento se realizan con un mínimo de 21 personas, normalmente en tandas de 7. Tú me das los nombres de pila de 7 personas que ha publicado El Mundo; me faltan 14 nombres más.

El Mundo publica el nombre de 7 personas. Las ruedas de reconocimiento se realizan con 21 personas. El Juez dice que las ruedas de reconocimiento se han realizado con todas las garantías. Los abogados defensores (que según tú son gilipollas o algo parecido) no presentaron en su momento ninguna queja.

Y tú te crees lo que te dice El Mundo. ¿Qué quieres que te conteste? ¿Que tienes razón? Tú mismo.

Anónimo dijo...

Los abogados defensores (que según tú son gilipollas o algo parecido) no presentaron en su momento ninguna queja.
----
Ni lo hicieron entonces en las dos ruedas de reconocimiento, ni lo han hecho ahora. Se puede ver en el Auto de Confirmación, otros abogados sí que presentaron en junio quejas a las ruedas de reconocimiento. Pero el de Zougam no lo hizo. Del Pino va mucho más allá que los abogados defensores de los presuntos terroristas.

Anónimo dijo...

¿Cree usted que hoy sabríamos algo de la chapucera intervención de Sánchez Manzano alias "nitroglicerina" si no fuera por ese trabajo de desmontaje de la versión oficial que tan sistemáticamente realizan los "peones negros"?.

Dejando aparte filias y fobias, debería de reconocer que sin este trabajo de "limpieza crítica" de la versión oficial que hacen los "peones negros", el sumario tendría muchas posibilidades de llegar "sucio" al juicio oral.

Este trabajo, leos de parecer lo contrario, favorece el juicio y a las víctimas, porque, imagine que lo de la nitroglicerina nos enteramos durante el juicio oral.

Imagínese que no existieran los "peones negros" y que no supieramos nada del episodio de la nitroglicerina, ¿con qué cara iba a juzgar el tribunal sabiendo -en ese momento- que la nitrogliceria no es un componente de la goma 2 eco y en ese momento los abogados defensores sacaran la transcripción de la comisión del 11-M donde Sánchez Manzano dijo lo de la nitroglicerina?. El escándalo durante el juicio oral sería incomensurablemente más grave que lo ha sido ahora en fase sumarial.

Hombre, debería al menos reconocer que este trabajo de "limpieza" del sumario que están haciendo los "peones negros" es digno de elogio, conspiraciones -que no me creo- aparte.

Anónimo dijo...

No ElKoko,

Sigues haciendo trampas lógicas y escaqueándote de la respuesta. Ninguna rueda de reconocimiento del 11-M se ha hecho utilizando 21 personas, ni en tres tandas de 7, ni de 21 en 21.

Las ruedas de reconocimiento iniciales de Jamal Zougham las tienes en los folios 3520 y 3521 del sumario (si no lo tienes, pídele confirmación a alguien que lo tenga), y allí aparece indicación de los nombres y apellidos de los 7 tíos que compusieron la rueda. Entre ellos, el único moro era Zougham. Así que, aunque lo publicara El Mundo en su día, es completamente cierto.

De modo que te vuelvo a hacer la pregunta, a ver si a la tercera me respondes: ¿qué te parece que las ruedas de reconocimiento de Zougham se hicieran de modo que el único moro era Zougham?

¿Serías tan amable de contestar?

ElKoko dijo...

Ruedas de reconocimiento

No dispongo de esa parte del Sumario, así que he de hacer un acto de fe; si realmente es como dices (que sólo fueron 7 las personas de la rueda), deberíamos saber si las características físicas del resto de personas, independientemente de sus apellidos, tuvieran cierto parecido con las características físicas de Jamal Zougam.

Si no tuviesen características físicas parecidas (en las ruedas de reconocimiento se exige que las tengan), el testigo deberá reafirmarse en su identificación en el juicio oral (teniendo en cuenta que también lo reconoció fotográficamente y que dicha reafirmación la deberá hacer de todas formas aunque la rueda de reconocimiento sea correcta).

De todas formas (y sin que esto signifique justificar una rueda de reconocimiento mal hecha), el testigo reconoce a Jamal Zougam fotográficamente el día 12 (antes de su detención), por lo que sigue existiendo una identificación por parte del testigo.

En definitiva, que si la rueda de reconocimiento se hizo mal, no me parece bien; pero si el Juez dice que sí se hizo con todas las garantías y los abogados defensores no la recurrieron no tengo por qué dudar de que se hizo de forma correcta.

blog counter