domingo, 6 de agosto de 2006

Lectores de rumores

La sensación que da cuando se entra por primera vez al Blog de Luís del Pino es que todos los Peones Negros parecen haberse empapado el Sumario del 11-M y que, cuando escriben sus comentarios sobre las dudas que les van surgiendo, es porque parece que hay algún tipo de contradicción en el Sumario.

Sin embargo, dos semanas de participación en el Blog y una lectura del Sumario en los apartados en los que les van surgiendo las dudas a los Peones Negros es suficiente para comprobar que leer, lo que se dice leer, leen el Blog; pero para el Sumario ya no les queda tiempo. Tal vez a muchos de los Peones Negros les sería suficiente dedicar unas horas de lectura del Sumario para encontrar la verdad que tanto ansían.

Anteayer leí a uno de los Peones Negros devanándose los sesos sobre cómo pudo una persona activar los detonadores con una llamada de móvil desde dentro de la Estación de Atocha para que estallaran las bombas (concluye que pudo activar las bombas del tren que ya estaba dentro de la Estación, pero que tuvo que adelantar las explosiones del tren de la Calle Téllez). La solución a su trascendental duda: la lectura. Los detonadores se activaron con el vibrador de la alarma del teléfono (páginas 87 a 90 del Sumario). Podría tratarse de un caso aislado (un nuevo Peón Negro que ha oído algo al respecto y que no ha tenido tiempo de leerse el Sumario), pero de la contestación de otro Peón Negro con mayor experiencia (escribe habitualmente en el Blog) sólo se puede deducir que escriben lo primero que se les viene a la cabeza, esté ya aclarado por las investigaciones policiales o no (en la contestación, este Peón Negro con más experiencia cree que es muy arriesgado activar las bombas mediante una llamada, porque la compañía de teléfonos podría haber enviado el mensaje de bienvenida o alguien, por error, podría haber marcado alguno de los números de los móviles, por lo que concluye que con el teléfono apagado y activándolo mediante la alarma es mucho mejor -¡un Peón Negro defendiendo la Versión Oficial!-, pues sabe que es posible hacerlo porque él tenía un teléfono de la misma marca). El problema no es que haya dos Peones Negros que no se han leído el Sumario antes de lanzar sus dudas al aire, sino que lo que es una primera pregunta de un ignorante (en el buen sentido de la palabra), se convierte en una duda real (un nuevo agujero negro de la Versión Oficial) cuando la respuesta de un Peón Negro con mayor experiencia no hace referencia alguna a la solución incluida en el Sumario, de forma que un lector nuevo considera que esa duda también forma parte de la conspiración (ayer participó otro Peón Negro en la duda de los móviles, apoyando la posibilidad de utilizar los móviles a modo de temporizador, aunque también incluye la posibilidad de la activación mediante llamada directa aplicando algún tipo de restricción de llamadas entrantes, pues también sabe que ésta opción está disponible en el modelo que se utilizó en los atentados).

Otra de las dudas que se han convertido para los Peones Negros en otro agujero negro de la Versión Oficial es la razón por la que las cámaras de seguridad de las estaciones de RENFE no han mostrado ninguna imagen de los terroristas entrando a los trenes con las mochilas y saliendo sin ellas. Una vez más, la ausencia de lectura es la causa de ésta falsa duda, pues en las declaraciones del personal de seguridad de las estaciones (páginas 5 y 6 del Sumario) se expone de una forma muy clara que se activó la función de grabación tras la primera explosión, es decir, que no se han grabado imágenes de los terroristas porque las cámaras de seguridad no graban hasta que el personal de seguridad no activa la grabación. Aunque desde el 19 de Julio se ha planteado en diversos mensajes, éste es un ejemplo de cómo se va tejiendo una mentira más y más grande cuando se parte de errores que son subsanables mediante una simple lectura del Sumario: el Peón Negro, en base a un mensaje anterior (que sí tiene cierta lógica en el modo de operar de los terroristas), se plantea la duda (¿por qué no se han grabado imágenes de los terroristas en las cámaras de seguridad de las estaciones?) y amplía la duda a días anteriores, de forma que un posible sabotaje del sistema de seguridad el día de los atentados (recordemos que tampoco es así) se convierte necesariamente en una colaboración indispensable de algún trabajador de RENFE durante varios días (a las horas en las que los terroristas comprobaron los horarios y paradas de los trenes), tal y como sospecha en el siguiente mensaje otro Peón Negro, que ya ha encontrado incluso al posible culpable (un trabajador relacionado con RENFE al que le robaron un teléfono móvil que aparece en las llamadas del piso de Leganés). Tendríamos, por lo tanto, un nuevo integrante de la trama conspirativa. Y todo por no leer.

Errores de este tipo se pueden encontrar varios al día en el Blog de Luís del Pino; estos dos casos afectan a partes muy concretas de las investigaciones y, por lo tanto, no suelen tener mayores consecuencias, aunque sí es cierto que contribuyen a que cualquiera que entre en el Blog a informarse se quede con la sensación de que hay muchos agujeros sin responder en el Sumario (desde luego, los hay, pero muchos menos de los que los Peones Negros dicen que hay).

Sin embargo, el caso de las reivindicaciones de los atentados (me llegaron a preguntar que de qué reivindicaciones estaba hablando) puede ser un ejemplo perfecto para demostrar que quienes están participando en la búsqueda de la verdad desconocen completamente las pruebas incriminatorias incluidas en el Sumario (en el caso de las reivindicaciones, páginas 335 y siguientes), lo cual significa, evidentemente, que sin ni tan siquiera saber lo que dice la Versión Oficial, pretenden convencernos de que esa Versión Oficial es mentira. Todo un ejercicio de fe.

Lo que, en definitiva, pretendo con este artículo es advertir de que, si hay alguna persona interesada en saber la verdad y opta por informarse a través de los Peones Negros, que no dé por supuesta ninguna afirmación de las que allí se hacen a través de los comentarios, intoxicados por ignorantes o por interesados, y que compruebe la realidad de las investigaciones con la lectura del Sumario y no con un acto de fe; y, aunque sea triste reconocerlo, tampoco hacer un acto de fe respecto a los propios artículos de un periodista profesional como Luís del Pino (muchos de ellos interesados, como el de hoy, en el que incluye una pelea entre borrachos entre los actos de kale borroka de los últimos días).

¡Ah! Y si lo que pretenden es participar en el Blog, ni se les ocurra intentar demostrarles que están en un error, porque al final acabarán solicitando al moderador que les editen (la nueva forma de decir que les censuren) o les incluirán en la lista de trolls (a los que se intenta ignorar mediante la frase "no alimentéis a los trolls porque sólo pretenden desviar la atención").

No hay comentarios:

blog counter