lunes, 28 de agosto de 2006

¿Bandazos desesperados?

Luís del Pino nos ha sorprendido (a mí, pero también a los Peones Negros) con un nuevo Enigma (el 28, titulado Zouhier tiene un problema), un Enigma tan enigmático que ha tenido que publicar, a las pocas horas, una nota aclaratoria en su Bitácora.

No sé muy bien hacia dónde va a encaminar esta revelación, pero todo parece indicar que se trata de un punto de inflexión en las teorías conspirativas si tenemos en cuenta que Libertad Digital respaldó este Enigma con una noticia y con una editorial.

Según dijo en la COPE Luís del Pino, hay datos nuevos sobre las conversaciones telefónicas a las que se refiere el Enigma 28; en la noticia que publicaba Libertad Digital se cita una frase en árabe entre Rafá Zouhier y Jamal Ahmidan: "date prisa". Pocas horas después de esa conversación (tras la que, según Libertad Digital, hubo una reunión entre Rafá Zouhier y Jamal Ahmidan), se detenía a Rafá Zouhier.

Tanto en el Enigma como en la noticia publicada en Libertad Digital se intentan introducir dudas respecto a la relación entre Rafá Zouhier y Jamal Ahmidan con preguntas acerca de si realmente las conversaciones eran entre ambos o si el teléfono asignado a Jamal Ahmidan pertenecía a otra persona (relacionada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que tenían a Rafá Zouhier como confidente); lo cierto es que en el Enigma, Luís del Pino reconoce una coincidencia de contactos (un total de 13 contactos comunes) entre Jamal Ahmidan y Rafá Zouhier (no debería hacerlo, pero voy a dar por buena esta afirmación sin comprobarla). Quedaba por dilucidar si existieron contactos directos entre ambos, extremo negado inicialmente por la policía (tampoco lo he comprobado) tras los análisis de las llamadas telefónicas; sin embargo, en Febrero de 2005 se le remitió al Juez un informe (según dice Luís del Pino) con nuevos datos en los que se detectaron hasta tres números de teléfono utilizados -según la policía- por Jamal Ahmidan que sí tenían llamadas al teléfono de Rafá Zouhier.

De estos datos utilizados por Luís del Pino pueden desprenderse varias conclusiones. En primer lugar, que Rafá Zouhier, como imputado que es, ha ejercido su derecho a mentir en aquéllos aspectos que podrían ser más comprometedores para él (según dice Luís del Pino, en sus declaraciones no ha reconocido nunca que haya hablado directamente con Jamal Ahmidan, lo cual entra en contradicción frontal con los datos manejados actualmente por la policía); en segundo lugar, que las acusaciones a terceras personas (la trama asturiana) no tienen por qué formar parte de una mentira más, pues no afectaría a sus propias imputaciones (informó exclusivamente de lo que supuestamente sabía, que era su función); en tercer lugar, que Rafá Zouhier sí podría estar al tanto de los atentados e incluso podría haber participado en ellos, dada la abundante comunicación telefónica entre él y Jamal Ahmidan los días anteriores y posteriores a los atentados; en cuarto lugar, que si el otro interlocutor no fuese Jamal Ahmidan podría tratarse (siempre según Luís del Pino y sus discípulos) de algún miembro de la policía que hablara árabe (no se aporta ninguna prueba al respecto, claro; se prefiere pensar en la implicación de la policía que en la posibilidad de que su interlocutor fuese otro de los actuales sospechosos de los atentados).

En definitiva, parece que se trata de un intento más de implicar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en los atentados; una nueva vía para dar fuerza a la teoría del GAL. Ahora sólo tendremos que esperar (¿hasta cuándo?) a que Luís del Pino se digne a decir quién era el que estaba al otro lado del teléfono si realmente sospecha que no era Jamal Ahmidan.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola El Koko,

Una pregunta: ¿cómo interpretas el hecho de que parte de las "llamadas de despedida" de los supuestos suicidas de Leganés fueran hechas desde fuera del piso?

Se me ocurren dos explicaciones: o los suicidas (que estaban rodeados en el piso) tenían el don de la teleportación, o esas llamadas fueron hechas por otra/otras persona/s. En cualquiera de los dos casos, el asunto es un poco rarete.

¿No te parece que deberías reconocer que hay muchos aspectos extraños en todo el 11-M? El negarlos todos, a lo único que contribuye es a que parezca que estás defendiendo tu posición a la desesperada, cunado creo que tienes razón en algunas de las cosas que dices.

Yo no sé si las teorías conspiratorias son ciertas o no, pero la verdad es que la falta de explicaciones oficiales sobre tanta cosa rara resulta un poco mosqueante.

Si a eso le unes que ni el PSOE ni el PP parecen estar mínimamente interesados en que se averigüe nada, ¿qué es lo que se puede estar queriendo tapar, para que toda la clase política se una en el empeño?

En fin, son sólo reflexiones.

Por cierto, felicidades por tu página. Se ve que te curras el tema.

ElKoko dijo...

Hola, anónimo; lo primero, darte las gracias.

Y ahora, al tema; hay aspectos en el 11-M que, más que extraños, necesitan una aclaración. En algunos casos es fundamental que se aclaren porque son pruebas muy importantes para poder encarcelar a los sospechosos (por ejemplo, el caso de la bolsa de deportes encontrada en la comisaría, y de ahí que el Juez, en ese caso en concreto, sí haya solicitado una comprobación de la cadena de custodia para deshechar cualquier sombra de dudas respecto al origen de la misma); en otros casos, como las llamadas de las que hablas, son pruebas menores cuyas aclaraciones serían recomendables, pero no fundamentales (es decir, que se podría prescindir de esas pruebas para declarar culpables a los sospechosos).

Es imprescindible distinguir entre estos dos tipos de pruebas a la hora de exigir una explicación, porque en cualquier investigación policial se aportan pruebas que finalmente son invalidadas en el juicio por ser inexactas o insuficientes para probar la culpabilidad de un sospechoso. Las pruebas fundamentales sí han de ser inequívocas y suficientes para probar la culpabilidad de alguien; el resto de pruebas pueden requerir una explicación si el Juez las considera fundamentales para declarar culpable a alguno de los sospechosos.

En todo caso, nunca se va a poder saber todo sobre el 11-M porque hay al menos 7 sospechosos que se suicidaron y al menos 4 que están huídos; hay que tener en cuenta también esto a la hora de determinar todos los preparativos y la ejecución de los atentados, pues hay 11 personas a las que no se les va a poder preguntar qué estaban haciendo el 11 de Marzo a las 7:30 de la mañana y qué es lo que hicieron los días anteriores y posteriores. Es uno de los principales problemas que tiene el terrorismo suicida.

Respecto al PSOE y al PP, también es necesario recordar que el 11-M está ahora en manos de la Justicia y que lo único que han de aclarar los Gobiernos (el del PP o el del PSOE) es lo que el Juez les exija que aclaren. Lo que no puede hacer un Gobierno es estar aportando explicaciones contínuamente a cualquiera que tenga una duda sobre un juicio en marcha, porque, entre otras cosas, esa no es su función.

Muchas de las dudas que hoy se tienen respecto a algunos aspectos del Sumario del 11-M quedarán aclaradas en el juicio oral. Las pruebas fundamentales parecen estar, ahora mismo, suficientemente apuntaladas para ser consideradas válidas; si es necesario aclarar algo de otras pruebas incriminatorias, se aclarará en el juicio oral o se desecharán como pruebas.

Sin embargo, considerar que hay una conspiración porque hay aspectos sin aclarar de un atentado en el que la mayor parte de sus supuestos autores (materiales o intelectuales) están muertos o huídos, es, cuando menos, una forma muy triste de ver la realidad.

Pinguino dijo...

Hola a los dos,

Aviso que voy a hablar desde la ignorancia tecnica.

Pero, es posible que la localización de llamadas de teléfonos móviles no sea tan exacta como algunos pretenden hacernos creer.

Cero haber leido en alguna parte que se puede localizar la antena desde que se emite la señal, pero dudo bastante que la localización sea tan exacta como para decir que se llama desde dentro o desde fuera de un piso. Entiendo que entre la fachada de un piso y su exterior sólo hay quizá un metro de diferencia, y localizar una llamada no creo que sea tan exacto como una localización por GPS.

Sólo es una intuición, pero creo que la policía no es tan tonta (si ve colillas, dice: aquí han "fumao")

Creo que este argumento se trata de otro intento de intoxicar la percepción al que lee sobre la investigación del atentado. Y apoya a esta creencia que argumentos falaces usados con retorcidas intenciones se encuentran a miles en los dichosos hilos.

Por otro lado, la insistencia en que los partidos, en especial el PSOE, no quieren saber la verdad, por mucho que se repita no va a convertirse en la realidad de lo que está pasando.

Es la justicia la que investiga, y yo no veo por ningún lado que nadie más que los que rodean a LDP, le esté diciendo a la judicatura lo que tiene que hacer.

Ni el PSOE, ni el PP, ni CC, ni CIU, ni los sindicatos policiales, ni los colegios de bogados, ni las asociaciones de magistrados, etc.

Sólo son los conspiracionistas los que quieren que el juez y todos los que investigan vayan por donde ellos quieren. Y si no lo hacen, si no interrogan a quien ellos dicen, si no tiran de los hilos que ellos dicen, ya dan a entender que nadie quiere saber la verdad.

También yo podría publicar en un periodico que quiero que se investigue a mi cuñado (que vota al PSOE, tiene un par de amigos moros y aún no me ha demostrado con pruebas que ese día y a esa hora no estaba en la cama con mi hermmana), y si EL JUEZ no lo hace... TACHAN, NADIE QUIERE SABER LA VERDAD.

sALUDOS.

ElKoko dijo...

Pingüino, es que los argumentos de Luís del Pino y de los Peones Negros para decir que las llamadas no se hicieron desde dentro del piso de Leganés se basan en que el primer informe policial sobre esas llamadas aparecía un número de teléfono que no aparece en informes posteriores de la policía. En ninguno de esos informes se indica la posición GPS de los teléfonos en el momento de realizar las llamadas, básicamente porque todos los teléfonos se encontraron en el desescombro del piso y todas las llamadas se realizaron mientras los suicidas estaban rodeados por la policía y, por lo tanto, no es necesario comprobar lo que ya está comprobado.

Es decir, que esa parte de las "llamadas de despedida" de la que habla el usuario anónimo corresponde a un único teléfono móvil; es decir, que podemos pensar que en los informes policiales posteriores se depuraron los errores de las primeras averiguaciones o podemos pensar que los informes policiales han sido retocados para engañarnos a todos (eso sí, la policía ha enviado todos los informes, los originales y los modificados, para que todos sepamos que nos están engañando).

Raimundo dijo...

Hola, no se puede saber con exactitud el punto exacto de donde está el móvil, se puede saber la celula (telefonía celular!) en la que permanecía en ese momento el móvil, cada estación base radia a varias celulas, cada celula puede abarcar -según la estación- quizas unso 800 metros. Así que no flipen diciendo esas cosas que es imposible.

blog counter