viernes, 4 de agosto de 2006

Algunos polis malos

Lo primero que detecté al entrar al Blog de Luís del Pino es que los Peones Negros son bastante incrédulos respecto a lo que hay escrito en el Sumario del 11-M (no así respecto a lo que sus mentes elucubran); me dí cuenta enseguida que la lista de personas que testifican, que aportan informes o que puedan tener algo que ver con una prueba de la Versión Oficial (que es la del Sumario) son considerados de las blancas.

Como la existencia de disidentes (o trolles, como ellos llaman a los que no ven conspiración por ninguna parte) es prácticamente nula (yo he aguantado apenas dos semanas, y tengo fama de tener mucha paciencia), no se dan cuenta de que van descalificando a cuantas personas han intervenido en la elaboración del Sumario. Claro, cuando algún disidente les dice que se les está yendo un poco la olla, entonces alguien sale con la consigna de que no hablan de todos, sino sólo de algunos: algún testigo sin papeles que necesita los papeles, algún policía que en una declaración dice a las 2 y en la otra a las 4...

El caso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sí me llamó la atención, porque en un principio pensaba que los únicos que estaban implicados en la conspiración eran Sánchez Manzano (el Jefe de los TEDAX que habló de nitroglicerina en la Comisión del Congreso) y la Jefa del Laboratorio que en teoría le había trasladado a Sánchez Manzano los resultados de los análisis el mismo 11-M a las 14:00. Pero poco a poco han ido saliendo otros policías, otros TEDAX, todos ellos mintiendo porque corroboraban alguna de las pruebas del Sumario... hasta que se les volvía a insistir si eran todos y, entonces, otra vez en las mismas: que, no, que sólo algunos corruptos (controlados por Rubalcaba, claro, que es el malo malísimo).

Mi primer día en el Blog de Luís del Pino, realizo una serie de preguntas que me respondo a mí mismo, pensando que del Sumario se desprende de forma bastante clara cuál es la respuesta. Una de las contestaciones ya me indica por dónde van los tiros.

A la pregunta "¿Los que se suicidaron en Leganés utilizaron dinamita para volarse por los aires?" se me contesta que "No sabemos si se suicidaron, sólo sabemos que explotó el piso con ellos dentro. Nadie vió a los moritos vivos, nadie les vio disparar salvo un policía testigo que lo declaró 3 meses después"; por lo tanto, el policía que declara que cuando los pelanas fueron acorralados en el piso de Leganés se produjo algún disparo desde el propio piso no tiene ninguna credibilidad tampoco (también estará, por lo tanto, dentro de la trama, que incluye el anterior asesinato de los pelanas, el traslado de sus cuerpos al piso de Leganés y la voladura controlada del piso con los pelanas dentro para que parezca un suicidio, de ahí que tenga tanta importancia desacreditar a éste policía, pues en caso de que los pelanas hubiesen disparado significaría que sí estaban vivos y la teoría haría aguas). De momento, van tres policías implicados en la conspiración.

Escribo un nuevo mensaje (estoy hablando de mi primer día en el Blog, a las 11 de la mañana) explicándoles que una teoría no puede estar basada en suposiciones y juicios de valor, sino en pruebas, y la respuesta es una página del Blog con los siguientes policías implicados:

  • Los policías que participaron en el acorralamiento de los pelanas en el piso de Leganés, por no haber disparado suficiente o por tener mala puntería.
  • La policía en general, por no enviar toda la información al Juez, por haber eliminado pruebas que incriminan a otro autor de los atentados y por haber enviado los resúmenes de los análisis en lugar de los análisis completos.
  • La policía en general, porque "han intentado escrupulosamente obviar todos los indicios que apunten al norte".
  • Los policías que vieron la Renault Kangoo vacía (por haberla visto vacía) y los policías que vieron la Renault Kangoo llena (por haberla visto llena).
  • Los policías que descubrieron la mochila de la Estación de El Pozo en la Comisaría (por haberla encontrado) y los policías que no detectaron la mochila de la Estación de El Pozo (por no detectarla).
  • Los policías que tenían controlados a algunos implicados (por no saber que unos pelanas iban a hacer un atentado).
  • Los policías que realizaron el traslado de los efectos encontrados en el tren de la Estación de El Pozo (por introducir durante el trayecto la mochila falsa con una bomba dentro), los TEDAX que realizaron la inspección ocular en el tren de la Estación de El Pozo (por no haber detectado la mochila que se encontró después en Comisaría) y los policías que oyeron por radio que el habitáculo de la Renault Kangoo estaba vacío (por no testificar que estaba vacío).

Total, que ya hemos perdido la cuenta de los policías que han mentido o han ocultado la verdad para ayudar a la Versión Oficial (es decir, que están implicados en la conspiración). El último mensaje de la página es mío de nuevo, insistiendo en que si hay indicios de que la Renault Kangoo o la mochila de la Estación de El Pozo han sido introducidos por la policía (es decir, que son pruebas falsas), habrá que acusar a alguno de esos policías en concreto y aportar las pruebas que acrediten esa acusación.

Ya por la tarde, y tras consultar las pruebas encontradas que puedan implicar a los pelanas, envío un nuevo mensaje con las huellas y ADN de Asrih Rifaat Anouar que se encontraron en varios lugares (el piso de Leganés, la finca de Morata de Tajuña, la Renault Kangoo, la Estación de Vicálvaro y las vías del AVE); la respuesta es una nueva implicación de policías: los que introdujeron los objetos con las huellas y con el ADN de Asrih Rifaat Anouar y del resto de suicidas en el piso de Leganés y en el resto de lugares en los que pudieron estar.

Un poco más tarde, y para contribuir a la clarificación de un error de apreciación de uno de los Peones Negros (respecto a la potencia necesaria para activar los detonadores utilizados en los atentados), envío un nuevo mensaje, al que se me contesta con una acusación de mentiroso; intento aclararles que las conclusiones de Luís del Pino no son las que ellos están exponiendo y, como respuesta, obtengo una nueva acusación de mentiroso por parte de un Peón Negro que tiene serios problemas con la semántica (no es capaz de entender el significado de una frase y pretende entender todo un Sumario, aunque, eso sí, la autoestima la tiene por las nubes). Con el nuevo mensaje de contestación a este Peón Negro introduzco una nueva vía de debate sobre el valor probatorio de las declaraciones e informes policiales.

Lo cierto es que, aunque el ejemplo que introduzco más tarde (las multas de tráfico) parece ir en la dirección que expongo, la consulta a la Ley de Enjuiciamiento Criminal no me clarificó en absoluto si el valor probatorio de la declaración de un agente de la autoridad (es decir, si se considera incriminatorio mientras no se pruebe lo contrario) es válido para todos los casos o no; los mensajes al respecto en contra y a favor de ésta posibilidad tampoco lo clarifican completamente (el Peón Negro que envía el mensaje a favor de la presunción de veracidad -el mensaje tiene una segunda parte, aunque la interesante es la primera- habla de los informes preceptivos necesarios para determinar ciertas pruebas; como parece que tiene ciertos conocimientos de Derecho, doy por buena su explicación y paso al ataque: no es necesario un informe preceptivo para probar que la mochila recogida en la Estación de El Pozo o la Renault Kangoo son pruebas válidas, pues la primera es custodiada en todo momento por la policía y la segunda no sufre rotura del precinto policial).

El día siguiente por la mañana, visto que no hay forma de que puedan entender que acusar de manipulación de pruebas a un agente de la autoridad ha de ser comprobado mediante pruebas irrefutables (es una acusación y los agentes de la autoridad también son inocentes mientras no se demuestre lo contrario), descarto las pruebas que los Peones Negros consideran falsas (aunque no lo hayan probado) y pregunto si ya han descartado también las reivindicaciones como pruebas; la respuesta, como no podía ser de otra manera, es que una de las cintas reivindicativas también es falsa (la de la Mezquita de la M-30), porque quien la recogió fue un policía retirado que oyó la noticia por la emisora de la propia policía, así que ya tenemos a otro policía (ésta vez retirado) implicado en la conspiración. Más tarde, tras insistir en las reivindicaciones (para muchos Peones Negros no eran conocidas), vuelven a implicar a más policías: ésta vez a los que "buscan y reúnen las pruebas del atentado" (es decir, a todos los que han participado en el Sumario).

Ya de madrugada, y tras aportar como prueba de la falsedad de las reivindicaciones el hecho de que los testigos sean protegidos (y, por lo tanto, pagados), escribo otro mensaje, esta vez ya harto de que cualquier prueba que contradiga su teoría conspirativa se transforme en una prueba falsa por arte de magia (¿o sería mejor decir por un acto de fe?); las respuestas que van dando son o evasivas o insultos, pero yo sigo insistiendo, hasta que alguien (mi amigo el de la floja semántica) me contesta que los que falsificaron la Renault Kangoo sí son conocidos (supongo que se refiere a los policías que participaron en su registro, claro, pero éstos ya sabía que eran sospechosos).

El tercer día de participación me realizan una serie de preguntas (me las realizaron anteriormente, pero no las ví) y empiezan las afirmaciones de que no se puede confiar en parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (aunque en el fondo se desconfía de la totalidad); la contestación a las preguntas que me hacen las tengo que dividir en dos partes (de la 1 a la 3 y de la 3 a la 5). Las respuestas empiezan a ser evasivas: el Sumario no es la Biblia, el GAL, los disparates de parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, algunos Peones Negros son entes superiores para que me haga ilusiones de que me contesten, que me retire a la voz de ¡ya! porque estoy molestando, la nitroglicerina, el montaje para que alguien se autoinculpara... ¿Y el que me hizo las preguntas? Me contesta con una "teoría peregrina o imposible" intentando demostrar que más importante que saber que la mochila estuvo dentro del tren es saber en qué vagón del tren estuvo (contestadas las 5 preguntas tan complicadas -están todas contestadas en el Sumario- decide hacer repetidamente una pregunta imposible de contestar, para demostrar que, aunque haya respuestas, nunca serán suficientes). En otro artículo detallaré las preguntas y las respuestas (todas ellas extraídas del propio Sumario) referentes a la mochila encontrada en la Estación de El Pozo, donde se podrá comprobar que el único punto débil de la trayectoria está en IFEMA, donde, si el Juez considera que no es suficiente con las declaraciones de los policías que dicen que para introducir o recoger los objetos depositados en los pabellones era necesaria la autorización de un superior, se tomará declaración a los propios policías encargados de la custodia de los objetos en IFEMA.

Pero vayamos al final de la trama conspirativa en la que están implicados un número indeterminado (pero no pequeño, desde luego) de policías; a lo largo del resto de comentarios de los Peones Negros (se haría interminable éste artículo si los nombráramos todos) se acusa también a la Policía Científica, a la Guardia Civil de Tráfico, a varias unidades de la Guardia Civil que estuvieron en prácticas cerca de la casa de Morata de Tajuña... pero recordemos que no acusan a todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sino sólo a una parte corrupta.

Pues bien, como sólo fue una parte corrupta, escribo un mensaje recordando a quién informaban los TEDAX, la policía, la guardia civil, los GEO, la Policía Científica y el CNI el día de los atentados (y los siguientes); y ahora vuelven a ser todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado los que están dentro de la trama (en éste mensaje se muestra mejor la implicación). Sólo me queda recordarles lo que han estado diciendo; aunque alguno intenta, de nuevo, poner en el mismo saco sólo a la parte corrupta, los comentarios anteriores son suficientes para contradecirles.

Patético.

No hay comentarios:

blog counter